El viaje de la industria audiovisual

PapeisAcademiaGalegaAudiovisual2014Como cada año, la Academia Galega de Audiovisual elige y propone, que no impone, un tema sobre el que desarrolllar nuestras aportaciones. En anteriores ocasiones me he dejado llevar por reflexiones más generales pero, tras la experiencia acumulada, la contradicción conceptual de la propuesta de este año me resultó tan inspiradora que me dió el punto de partida.

“á viaxe da nosa industria máis alá das fronteiras da nosa Comunidade Autónoma… tanto no referente a buscar negocio como a vender os nosos proxectos”

“Las fronteras del extranjero”

La frontera es un tránsito social entre dos culturas. Restringido al ámbito político, el término se refiere a una región o franja, mientras que el término “límite” está ligado a una concepción tan física como imaginaria. Me asalta la duda de si al hablar de “nuestra industria” audiovisual nos estamos refiriendo sólo al primer concepto, al cultural, puesto que “buscar negocio” es ir tras el dinero y eso es algo que, cada vez más, no tiene territorio ni fronteras.

Por otra parte, industria es un término muy genérico y excesivamente dependiente de clasificaciones sectoriales obsoletas, sobre todo teniendo en cuenta que la audiovisualización del mundo es inversamente proporcional a la existencia de modelos de negocio. Una eterna peregrinación en la que el sector no da encontrado su sitio.

Hablar de industria es caer en la ambigüedad de intereses internos enfrentados, de falta de objetivos definidos y de carencia de estrategia. Y no será de otra forma mientras sigamos esgrimiendo las viejas leyes de la escasez en lugar de comprender las posibilidades de la abundancia. Por otro lado, “industria” es un concepto muy amplio con múltiples eslabones antes de llegar al producto terminado.

Contar historias es una manera de ser, una intencionalidad, una forma de vivir. Y en el caso de audiovisual, desde el momento en que todo se inicia y termina en una pantalla, la etiqueta de ficción o realidad es un oxímoron. Igual que tampoco importa su procedencia o duración, hay quien no es capaz de contener una historia en dos horas (o más) o quien sabe condensar un universo en un minuto.

De nada sirve ser un prodigio con la cámara, un artista de la edición o realizar una interpretación excelente si no se disponen todos los elementos para que surja la historia… y para que llegue a algún tipo de audiencia. Pensar lo contrario es como comprar ingredientes de diferentes calidades para cocinar de cualquier manera una comida que nadie va a comer.

La última película de Nacho Vigalondo, “Open Windows”, empieza en una sala de cine donde se proyecto una película en formato panorámico y poco a poco la cámara se echa atrás y se revela la pantalla del ordenador. Dice el director que no fue un planteamiento consciente pero que, sin pretenderlo, marca el fin de una era. Sobre todo porque cada vez hay menos salas disponibles, añado yo.

Yo soy muy partidario del VOD, que nos trae una cosa impagable y es el reencuentro con el cine independiente. Ha habido una época donde la clase media del cine se ha diluido, se ha evaporado y ahora mismo el VOD tiene una salud excelente y trae cine que no hubiésemos visto en otras circunstancias.

Más allá de la nostalgia, la sala de cine tiene algo que no tiene el consumo en casa y es la experiencia colectiva. Hay un par de géneros como son la comedia y el terror que, el día en el que dejen de verse en salas definitivamente, harán que tengamos que explicar a nuestros descendientes cómo era eso de que toda la sala se estuviese riendo cuando había un chiste o que toda la sala gritase cuando había un susto. Esa sensación es irrepetible.

La clave sigue siendo la audiencia pero el problema es lo que solemos entender por mercado, que NO es algo difuso. ¿Tenemos el atractivo de alguna especificad que nos defina? ¿Es necesario? ¿Queremos hacerlo? Porque en la realidad caben muchas realidades.

, , , ,

6 Responses to El viaje de la industria audiovisual

  1. Manel [cumClavis] 10 noviembre, 2014 at 11:13 #

    “Contar historias es una manera de ser, una intencionalidad, una forma de vivir y… de nada sirve ser un prodigio con la cámara, un artista de la edición o realizar una interpretación excelente si no se disponen todos los elementos para que surja la historia…” Hay una gran definición, advertencia y crítica en estas dos frases. Muy bueno el post. Gracias Isa por aportarnos luz desde la reflexión experta.

    Sin que venga al caso me he acordado de O. Wilde cuando decía que debíamos hablar de lo que no se ve para que exista. Es absolutamente inútil describir lo que se ya ocupa un lugar propio.

    • Isabel Iglesias 10 noviembre, 2014 at 17:42 #

      Siempre es un trabajo de equipo… y en equipo. En el cine, en los proyectos, en la vida… Sin las personas no hay historia previa que de lugar a esa otra historia (el propósito) que se persigue. Y en el “mientrastanto”, en el proceso, va tomando forma el proyecto.

      Hablando entre cocineros podríamos decir que en todas partes se cuecen habas, pero lo que llevo visto en el audiovisual, con tanto exceso de personalismos y egos, supera a cualquier otro sector.

      Genial lo que decía el amigo Óscar. Sobre todo porque a veces lo que hace falta es restar relevancia a lo que está ocupando un lugar para que vaya haciendo sitio a lo que no se ve.
      Y hablando de equipos y relatos, enhorabuena por la jornada de participación ciudadana de ayer 🙂

Trackbacks/Pingbacks

  1. El viaje de la industria audiovisual | IG | In-formación - 9 noviembre, 2014

    […] Publicación original: enPalabras […]

  2. ¿La mujer en el audiovisual? | enPalabras | consultoría - 24 julio, 2015

    […] y, como suelo decir aunque suene repetitivo, ahí no hemos estado. Y en el caso del audiovisual, todo apunta a la distribución que de tanto apuntar al negocio especulativo como objetivo, se ve aquejada de los males de su […]

  3. “Sólo porque las cosas son así no quiere decir que así deben ser” | enPalabras | consultoría - 12 enero, 2016

    […] hay que buscar las fronteras en el extranjero sino mucho más cerca. Porque frontera es el tránsito social entre dos culturas, aunque convivan […]

  4. “Sólo porque las cosas son así no quiere decir que así deben ser” : enIgualdade - 12 enero, 2016

    […] hay que buscar las fronteras en el extranjero sino mucho más cerca. Porque frontera es el tránsito social entre dos culturas, aunque convivan […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies