Cansancio eventual

Noviembre ataca

Ataca y vence, aunque no sé si convence. Con lo de cansancio eventual no me refiero a algo esporádico sino a un auténtico agotamiento producido por la abundancia de eventos (congresos, encuentros, charlas, presentaciones, conferencias y más) que han tenido a bien reunirse en lo que va de mes… y para lo que queda de año.

Pero la semana pasada fue irrepetible. Entre los presenciales, el streaming, los post escritos por participantes y asistentes, los twitts, y las conversaciones telefónicas, he acumulado tal grado de saturación que apenas consigo empezar a exprimir letras para ir poniendo orden.

Revisando palabras y conceptos, lo de evento ya no sirve porque lo raro es poder recuperar la rutina básica tan necesaria para la reflexión. Y es que con tanta transversalidad, y tanta necesidad de networking, la relatividad de la relevancia nos hace naufragar en un estrés permanente.

Con tanto foro de conocimiento, me pregunto cuanto espacio nos queda para absorber, reflexionar y lo que se supone que es el objetivo: aplicar. Hay quien tiene una resistencia especial y se lo toma con humor, incluso cuando, con tanta gente hablando y exponiendo, a veces pasa lo que pasa.

Los eventos relacionados con Internet han copado la actualidad. Supongo que con esta hiperactividad, hostelera y logística, se cubre el hueco dejado por el estallido de la burbuja inmobiliaria. Puede que no sepamos como generar riqueza pero sí como mover el dinero, aunque sea de bolsillo a bolsillo, o de de tarjeta a tarjeta, más bien.

Lo malo es que la cosa sigue, porque lo tradicional (léase no-Interenet) y lo institucional también está que arde. Y eso por no hablar de lo electoral con sus campañas, precampañas y servidumbres. Lo de las fiestas navideñas casi parece un mal menor.

Y después de todo… ¿qué? La mayor parte de las veces las mediciones son tan superficiales como fugaces aunque hay quien sí hace y comparte su balance profesional. Y quien elige islas de reflexión y las disfruta.

Las agendas son imposibles. Ya no es que no tengamos un plan, es que ni siquiera hay calendario que sirva. Me voy a pedir de regalo de navidad uno como el de la foto, para rehacerlo a mi antojo.

Esta es semana de resacas eventuales, que no eventuales resacas, que también habrá, pero poco a poco, van apareciendo reflexiones y opiniones. Lo entiendo, a las mías también les cuesta.

, ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies