Recitadores de noticias

borgen-4Audiencias y listas VIP

Alguien decía recientemente en la red (no recuerdo quien ni en cual) una frase que en principio me pareció acertada: “la gente milita en los medios de comunicación, no en los partidos políticos”. Pero algo no encajaba, supongo que por eso la dejé grabada como anotación mental.

Vista en perspectiva voy entendiendo qué me chirriaba: no hay nada nuevo ni esperanzador en ella. Que nos movemos nos mueven a golpe de titular es una de esas peligrosas obviedades que tanto inspiran el lado más crítico de mi querido Gonzalo Martín

Tengo por costumbre desmitificar al periodismo. Hasta el punto de que puedo sostener y sostengo (uf) que la crítica de la vida pública y el desvelamiento del abuso de poder político o de las corporaciones en su relación con los consumidores – esa esencia del mito del cuarto poder – ocurriría del mismo modo si se garantiza el acceso crítico a la información aunque no exista una clase periodística destinada a dar noticias y comentarlas a través de empresas que hacen su cuenta de resultados con ello.

Es decir, que una cosa es el negocio de los contenidos y otra la democracia, la crítica, la desvelación de secretos y el control de calidad subsiguiente a las afirmaciones, los datos y sus interpretaciones vengan de quien vengan. Ese resultado de la era comúnmente denominada digital.

Es decir, el asunto no va de medios de comunicación, ni de partidos políticos. Ni tampoco de los males derivados de Internet ya que la potencia de lo digital no hace sino amplificar aquello que ya existe: la tendencia a la cómoda y peligrosa simplificación. ¡Es que formar opinión es tan cansado…!

Los partidos políticos se mantendrán porque andamos demasiado ocupados como para repensar el sistema (si es que se puede, que igual no…) así que los medios de comunicación a lo suyo, que no es otra cosa que enfocarse al cliente: El periodista al final siempre termina escribiendo lo que supone que la gente quiere leer.

La realidad es compleja, pero no tanto por los hechos en sí mismos como por su simultaneidad. Lo que ocurre es que cada vez nos enteremos más rápido y nuestro cerebro se defiende de la saturación recurriendo a la economía mental, por eso entra en juego nuestra mente asociativa que dice Daniel Kahneman

El sistema [nuestro cerebro]“necesita” construir historias. No entiende la casualidad por eso busca causalidad, aunque tenga que inventarse historias de sabotajes

La mente necesita “construir normalidad” para entender pero el poder, como el erario público, es una abstracción. Y aunque sus guerras, tan recurrentes como cíclicas, han dado siempre tanto juego como trama central en la literatura y en el cine, la realidad a veces (muchas) no es más que un cúmulo de simplicidades.

En la siguiente escena de Borgen, la serie danesa protagonizada por una primera ministra, la periodista veterana recrimina a la más joven la “deprimente” forma en que todo el equipo ha tratado las elecciones y sus resultados.

Os habéis convertido en una bandada de pajaritos más interesados en conseguir audiencia y en entrar en las listas VIP de los partidos que en hacer periodismo crítico. No sois nada más que un montón de recitadores de noticias.

Los asuntos de vital importancia para el funcionamiento del país no os interesan a ninguno. No hacéis más que parlotear sobre la guerra interna del partido

Y eso que no sufren de estado electoral permanente…

 (duración: 0:52 m.)

, , , ,

5 Responses to Recitadores de noticias

  1. Manel 12 Agosto, 2015 at 22:23 #

    Muy oportuno este post. Desde este retiro estival, comentábamos con un compañero sobre la degradación del periodismo, de cómo los principales canales, diales y diarios se han convertido en la hoja dominical de la parroquia [=partidos] de turno, lanzando la sarta de desinformaciones [en algunos casos mentiras obscenas] cotidianas con un propósito que sólo puede calificarse como repugnante [perdona por los adjetivos, no me salen otros]. Una de las formas más eficaces de lastrar los criterios necesarios para generar una opinión en las personas libres que requiere un estado que quiera considerarse verdaderamente democrático. Por supuesto que hablar de libertad y de democracia cuando se oscurece, deforma, invierte y se difama impunemente parece más una broma que otra cosa…

    Un abrazo,Isa.

    • Isabel Iglesias 13 Agosto, 2015 at 9:14 #

      La hoja dominical… Las asociaba un recuerdo infantil pero resulta que ¡todavía existen! Claro que ahora se pueden bajar desde Internet, como la del arquebisbat de Barcelona. Bien adjetivado, nada que objetar, incluso añadiría algún otro 🙂

      Siempre he pensado que el principal objetivo del poder es polarizar a la sociedad en dos grandes grupos, los que están a favor y los que están en contra (de un tema, un partido, una medida…). Lo importante son los contextos simplificadores, ahí todo es argumentable, todo está controlado. Antes se conseguía bloqueando y restringiendo la información y ahora, que Internet lo ha cambiado todo, simplemente han variado la estrategia: mucho ruido para que nadie oiga nada. Confundamos a las personas, a la ciudadanía, para que simplifiquen. Como los heróicos pececillos de Bertol Brecht.

      Lo realmente difícil no es estar en contra del sistema sino “estar al margen”. No es fácil pensar con tanto ruido, pura dinamita contra la libertad.

      ¡Uf! Demasiado denso mi comentario para ser agosto, ¿verdad? Eso es porque no he podido participar de esa conversación estival de la que espero que nos llegue algún eco más en modo reflexión en tu blog. Sin duda es el contexto adecuado para generar ideas y enfoques 😀

      Gracias, Manel, por hacer un hueco en tu descanso para comentar. Un abrazo.

  2. Iago Glez 22 Agosto, 2015 at 17:05 #

    Oye, pero aún me extraña que no quisieras meter aquí algo de la sexta de The Good Wife, que toca no pocos palos en estos contextos 😛

    • Isabel Iglesias 23 Agosto, 2015 at 9:07 #

      Alguna anotación de captura sí hice, tienes razón. Voy a tener que repasar 🙂

Trackbacks/Pingbacks

  1. Recitadores de noticias | IG | In-formación - 8 Agosto, 2015

    […] Publicación original: enPalabras […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR