Inversión de la oferta y la demanda

Tendencias…

Aunque la palabra “inversión” parece haberse focalizado en un único significado, no hay que olvidar que invertir (también) significa alterar el orden, la dirección o el sentido de algo. Y en medio, con lo que podríamos considerar la reinterpretación de ambos, está el ocupar un período de tiempo con un propósito.

Teniendo en cuenta que llevamos años clamando por la necesidad de fomentar el espíritu emprendedor en la sociedad, hay indicios que apuntan a la posibilidad de un cambio de tendencias. Y aunque ya sabemos que a la fuerza ahorcan, el cartel grande de la fotografía, indica, probablemente a su pesar, algunas cosillas:

– Que el local no renuncia a ser vendido pero…

– Que quien lo escribió sabe más de números que de letras porque lo de “Halquila” duele

– Que la crisis puede estar haciendo germinar cierto espíritu emprendedor en quien antes sólo pensaba en especular

Porque un año es un período de tiempo suficientemente largo como para involucrarse en la buena marcha de lo que puede estar representando futuros beneficios. Es decir, “mi inversión depende de tu negocio así que respiro tus dificultades y tus esperanzas”. ¿No es una buena forma de la sociedad civil se interconecte? Hay casos de éxito conocidos que en poco tiempo abrieron su segundo local.

Tenemos por otro lado ese “papa estado”, del que mucha gente cree poder esperar algo porque se supone que vela por nosotros y que se esfuerza por ofrecer servicios, provocando formas de solidariedad ciudadana cuyos indicios empiezan a aflorar por encima del “sálvense quien pueda”. Sin duda quien pintó este otro cartel posee un alma generosa ya que nos ha evitado cien euros a quienes hacemos una parada rápida para usar el centro municipal.

El sector privado ofreciendo y lo público atracando. Son ejemplos muy simples, no aparecen como indicadores oficiales ni ocupan titulares. Pero es que la calle hay que respirarla porque es donde se cuece el futuro.

, , ,

4 Responses to Inversión de la oferta y la demanda

  1. Goio Borge 25 septiembre, 2012 at 23:15 #

    Más de una vez he pensado que los carteles con faltas ortográficas que llevan los mendigos en la calle son también marketing, algo que parecía encajar con que existieran mafias de la miseria que los controlan. Pero esto es demasiado, la verdad. Porque ya es un cartel impreso, hecho a conciencia, en cuya producción ha tenido que estar más de una persona, para una frase que además es común y muy visible y que seguro han leído antes (a fin de cuentas, la ortografía se aprende leyendo). Me deja anodadado, aunque, quien sabe, tal vez por ello epate más, la gente lo mire más, y resulte al final ejemplo de emprendizaje. No es una de las cosas a hacer en la innovación? cuestionar el statu quo? Pues eso, qué mayor statu quo que las reglas ortográficas…

    • Isabel Iglesias 26 septiembre, 2012 at 19:29 #

      Sí, impacta. Creo que la hizo Gení, me la pasó Iago. El de “Prohydo trabajar” que había puesto en otro post parece poesía al lado de este.

      La verdad es que yo también pensé que era marketing pero pasé enseguida a la palabra “gratis” porque se me acordó el ejemplo de Utopicus. Como dice Iago, me dio por convertir una falta de ortografía en una percepción social.

      Pero me gusta eso del statu quo de las reglas ortográficas, a ver si va a ser ese el motivo de que tanta gente ahora escriba tan mal.

  2. rfc 27 septiembre, 2012 at 12:50 #

    por aquí en el edifico aparecen también carteles con advertencias de ciertos descuentos que están apareciendo en las nóminas avaladas por argumentos peregrinos. El rumor es que hay algún gabinete externo revisando toda la legislación laboral y los convenios para recortar donde pueden pero lo único que sabemos es que nos dicen que son incentivos para que todos velemos por la austeridad. Los carteles desaparecen pronto y vienen otros

    • Isabel Iglesias 28 septiembre, 2012 at 11:52 #

      No sé qué decir. La burbuja de la in-sensibilidad parece la peor de todas las que tenemos.
      Lo de un gabinete externo no me extrañaría, teniendo en cuenta que la selección de temas para el arbitraje en consumo ya funciona con ese sistema de externalización.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies