Se construye en interacción

Paso a paso

Nacemos dotados de una inmensa curiosidad y capacidad de asimilación pero se necesita ayuda para descifrar y asimilar. Ayuda, no corsés.

Lo que viene dado puede resultar incluso tranquilizador en la medida que encaja en algún cliché pre-visto pero esa calma aparente resulta muy poco interesante. Porque nuestra condición humana se debate entre la inquietud y la tendencia al equilibrio, entre el pacifismo confortable y la angustia del cambio continuo.

Definía Michel la Vida, el cambio, como una serie de saltos de trampolín, a veces como una serie de zambullidas, en las que nadamos y nadamos de isla en isla, de tierra firme a tierra firme. Pero, ¿cuál es esa referencia que nos permite sumergirnos? En la conversación fuimos concluyendo que esa tierra firme, las islas, son los logros, los materiales y los afectivos. Que esos son los islotes a los que podemos volver o desde los cuales nos podemos zambullir. Son los proyectos que hemos concluido “con éxito”. Son las personas que hemos cuidado y que nos cuidan también a lo largo del viaje.

Y es en esa tarea de construir la propia tierra firme, como nos dibujamos mutuamente y avanzamos. Porque la realidad tal vez puede prescindir del interés, pero  los sueños y la posibilidad… ¡nunca! Porque la esencia del éxito es un proceso dinámico que hay que trabajar, paso a paso, y contemplar en perspectiva. Porque no hay construcción humana en la soledad

No sólo la inteligencia se construye en interacción con el otro: también los retos, los proyectos, los anhelos de nuestra vida se tejen en la relación con personas que se hacen relevantes para la existencia, que son significativas porque nos merece la pena pasar tiempo con ellas, disfrutar con ellas, construir sueños con ellas, afrontar retos, superar dificultades, sentirnos parte de su existencia, vivir en definitiva una vida plena en comunidad (Javier Tamarit).

, ,

20 Responses to Se construye en interacción

  1. Mar 5 octubre, 2012 at 8:47 #

    Sin lugar a dudas, es el mejor post que he leído!! Totalmente de acuerdo. A veces pensamos que estamos remando solos de una isla a otra, a veces sientes que la corriente genera un bucle que te lleva a pisar las mismas islas aunque quieras descubrir nuevas tierras construidas a base de nuevas oportunidades… Pero para descubrir las Américas no puedes remar solo.
    Genial!!
    😉

    • Isabel Iglesias 5 octubre, 2012 at 9:35 #

      Y no importa tanto remar en soledad en alguna parte del trayecto, mientras sintamos que existe esa tierra firme, esas islas en las respirar y compartir, todo es menos difícil.

      A veces lo complicado es alejarse un poco para recordar lo construido, y para reconocer el esfuerzo de otras personas que están en plena zambullida, pero tarde o temprano se acaba coincidiendo en alguna isla 🙂

      Gracias Mar. Besazos!

  2. paulino 5 octubre, 2012 at 10:52 #

    Me gusta la metáfora de las islas entendidas como logros materiales y afectivos. Pone en evidencia lo limitados que somos ante la inmensidad de los oceanos.

    Sabemos que tenemos poca capacidad de avance y resistencia cuando nadamos. La acción de nadar es personal e intransferible y es la que además de muscularnos nos permite ver e interactuar con el mundo.

    Contruimos islas para que los esfuerzos del nado sean sostenibles, para dar sentido a la vida y para ser felices.

    Y es que, sólo se avanza más rápido pero en comunidad se llega más lejos.

    Muxu haundi bat!

    • Isabel Iglesias 6 octubre, 2012 at 10:08 #

      A mi también me pareció muy potente la metáfora, sobre todo al terminar de definir qué es “tierra firme”. Es la forma de tener referencias para moverse en ese infinito que comentaba hace unos días.

      Creo que también permite que las personas nos situemos en el punto que nos resulte más atractivo, y que encaja en los conceptos de aprendizaje y comunidad real. De alguna manera, tiene que ver con los perfiles que vas extractando estos días en tu blog, porque no todas las personas tienen que andar a saltos de trampolín o zambullidas más allá de lo que exijan las propias circunstancias. Hay quien prefiere, o incluso aporta más, en esas islas que se van creando y quien parece tener como misión no razonada ir descubriendo o creando nuevas islas. O incluso el que observa todo el conjunto para tender puentes entre estos pedazos de tierra firme aparentemente inconexos para dar sentido a la fragmentación.

      Se pueden hacer dos lecturas aplicadas, por un lado las islas internas que vamos creando y esas otras en las que somos partes de la tierra firme que vamos haciendo en colaboración. Lo bonito es cuando, con el tiempo, aprendemos a percibir la magia que todas ellas, incluidas las zambullidas, van creando en las personas.

      Pero fue la reflexión de Javier Tamarit sobre Máscaras la que me hizo recuperar esa metáfora. Hay mucha sabiduría en sus palabras: “No sólo la inteligencia se construye en interacción con el otro: también los retos, los proyectos, los anhelos de nuestra vida se tejen en la relación con personas…”

      Gracias Paulino. Muxu eta lasterarte!!

  3. Ane 6 octubre, 2012 at 15:18 #

    Permíteme, aunque sea por un momento, ser un diminuto islote con el que te has tropezado alguna vez. Aún no has tenido ocasión de zambullirte desde aquí, pero intento construir un trampolín seguro (y eso me lleva tiempo) para que puedas intentarlo sin sufrir ningún incidente.
    Mientras tanto me mantengo a flote con abono que me has regalado.

    Muxu haundi bat!!

    • Isabel Iglesias 6 octubre, 2012 at 18:09 #

      Hola Ane.

      Desde la distancia, mi percepción de tu isla es la de un lugar de paz creativa y de intensidad. 🙂
      A veces tengo la impresión de que esas pequeñas islas que nos vamos construyendo individualmente están más conectadas de lo que nos parece, como si una especie de puentes invisibles estuvieran esperando el momento oportuno para desvelarse. Vosotros tenéis ya un archipiélago que irradia energía.

      Parece que la metáfora va cogiendo fuerza con cada nueva mirada. Que suerte que Michel la trajera aquel día a la conversación.

      Besarkada haundi bat!

  4. Michel Godin 6 octubre, 2012 at 18:47 #

    Que precioso post Isabel. Como siempre en los tuyos hay que prestar atención a cada uno de los links porque no es ocioso ninguno de ellos.

    Y que decir… es todo un honor que traigas la metáfora de las islas sobre la que conversábamos. En serio que es un honor 🙂

    Sabés, tengo algunos proyectos chiquitos, chiquititos, pero a los que le tengo mucho cariño y que no terminan de levantar el vuelo. Están ahí, me llenan de ilusión pero parece que no es o no son la pantalla donde otros, a quienes necesito para acompañarme, terminan de proyectar una parte de sus propias ilusiones. Ha sido muy clarificador al respecto el post de cumClavis

    La importancia de la ilusión, “de la zanahoria” en cierta forma, y de que otros puedan proyectar parte de sus sueños y aspiraciones en una idea/proyecto común. Les digo, le han dado palabras a algo que aún no había terminado de tomar forma en mi cabeza, y creo que me han ayudado 😉 Esto, lejísimo de desanimarme, al contrario, me ayuda a comprender más de qué va armar un proyecto. Tengo la impresión de que una de las cosas tal vez sea eso que trae un tanto cumClavis, saber ser el articulador de las esperanzas y deseos de los demás. Poder traducir a un lenguaje común los anhelos de cada uno, y que tomen forma/s en el proyectito en el que se quiera embarcar.

    Que maravilla de post. Me viene justo al pelo a este momento.

    Abrazos grandes, ah si, cómo es?:

    Besarkada haundi bat!! 🙂 (puede ser?)

    • Isabel Iglesias 7 octubre, 2012 at 8:04 #

      Gracias Michel!! 🙂
      Estabas inspiradísimo en aquella conversación pero lo de la metáfora de las islas ya fue para nota. Andaba yo con ganas de traerla a primera línea y encontró su aliado perfecto en las palabras de Javier Tamarit. Y lo bonito es que se enriquece más con cada persona que la lee y la interpreta. Estos tiempos duros necesitan mucha visión y un hilo conductor para las recordar que la tierra firme está ahí aunque toquen tantos trampolines y zambullidas.

      Como me alegra que te haya gustado el post de cumClavis. Es uno de mis preferidos y mi lectura es la misma que la tuya: el auténtico resorte de la ilusión reside en la posibilidad.

      Ya que lo has leído en clave de proyectos, igual también te gusta este el de la orientación a la utilidad: Conseguir que cada fase sea un nuevo inicio es la única forma de dotar de coherencia y significado a la fragmentación. Ambos, junto con alguno de Bianka del “orden como ventaja competitiva” y alguno más, forman parte de la selección de herramientas y conjuros que preparé a final de año para coger con fuerza 2012 (que ya se está acabando, por cierto).

      De vuelta otro Besarkada haundi bat!! 😀

  5. Jose 6 octubre, 2012 at 21:43 #

    No hay construcción humana en la soledad…
    Y gracias, Isabel 🙂

    • Isabel Iglesias 7 octubre, 2012 at 8:07 #

      Y no hay soledad en la construcción humana… así que aprovechemos los distanciamientos deliberados para diseñar y seguir construyendo.

      Gracias a ti, Jose 🙂

  6. Aiti 9 octubre, 2012 at 13:11 #

    La inteligencia se entiende como la capacidad de adaptación al entorno. La vida está llena de cambios y desde la infancia debemos aprender a adaptarnos a los mismos. Entre los adolescentes me llama mucho la atención la falta de capacidad de adaptación, esperan que las situaciones se resuelvan solas y no toleran frustraciones. ¿Qué responsabilidad tenemos en esto?
    No les hemos enseñado a crear sus islas, siempre les hemos puesto una tabla en la que mantenerse a flote, pero sin poder tener los pies en firme. Por supuesto son tablas individuales. No se cuenta con el otro, con las necesidades de un grupo o de un colectivo. El ser humano es social por naturaleza y debemos reforzar esa idea, vivir en sociedad, con sus dificultades y sus ventajas, que son muchas.
    Miro hacia atrás y recuerdo que pensaba que no sería capaz de crear mi tierra firme, pero lo he hecho y a pesar de tempestades he contado con tierra firme y con personas que me han sujetado para seguir en ella. Creo haber valorado mucho las relaciones personales, incluso de vez en cuando en exceso, pero nunca me he arrepentido de cuidar a quien me cuida.
    Me ha encantado el post, es un fiel reflejo de la vida y de las situaciones que nos podemos encontrar.

    • Isabel Iglesias 9 octubre, 2012 at 20:00 #

      ¡La tolerancia a la frustración! Aiti, creo que es una asignatura pendiente de esta sociedad y que superados los años de la transición se nos olvidó que en la vida no se consigue todo. Y que en realidad no se debe conseguir todo lo que resulta apetecible de inmediato porque ahí es donde se aprende el valor del esfuerzo y la autoestima de verdad, el autocontrol, el compartir y ayudarse. Es como si hubiéramos relegado a un rincón del desván hasta la etiqueta para reconocer el sentimiento. ¿Qué responsabilidad tenemos? Diría que TODA.

      “No les hemos enseñado a crear sus islas”. Es que no sé qué decir. Normalmente tiendo a mirar hacia la juventud porque pienso que no son el futuro sino el presente, pero hasta que he leído tu comentario tengo que reconocer que estaba pensando en nuestra vida de adultos. Enseñar a nuestros hijos, a nuestros jóvenes, a crear sus islas e interrelacionarlas. Ayudarles a que sean capaces de formar opinión por sí mismos y a escuchar, evaluar y valorar las de los demás. Dejarles en sus propias zambullidas, respetarlos para que puedan aprender el valor del respeto. Porque sobreprotegerlos es como demostrarles que no son capaces. ¡Me encanta esta lectura!

      Es cierto que los años dan perspectiva y al final ahí está, esa tierra firme que nos parecía tan inalcanzable. Creo que valorar las relaciones siempre es bueno, sin excepciones y sin concesiones, sea cual sea su evolución en el tiempo. Es como la capacidad de dar cariño o de comprometerse con algo, puede que no resulte pero eso puede tener mil motivos. Lo cierto es que, entretanto, siempre nos hemos llevado lo mejor de esas personas o relaciones. El resto, probablemente, sólo son circunstancias.

      El contenido de tu comentario me ha hecho recordar cómo nos había impactado tu experiencia con la proyección de Calcetin(e)s. Nos encantaría incorporar tu relato a la Web del proyecto, pero haré la petición por el procedimiento adecuado en un correo.

      Muchas gracias Aiti por tu aportación. Me ha hecho ver como en el fondo a veces no somos más que niños adultos mirándonos el ombligo. ¡Un abrazo!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Javier Tamarit: “Al principio está la relación” | IG - 5 octubre, 2012

    […] sonrisa con la que nos recuerda que hay que evitar el plural para hablar de la persona. Porque todos tenemos […]

  2. Javier Tamarit: “Al principio está la relación” | Proxecto Máscaras - 5 octubre, 2012

    […] sonrisa con la que nos recuerda que hay que evitar el plural para hablar de la persona. Porque todos tenemos […]

  3. Javier Tamarit: “Al principio está la relación” | IG - 5 octubre, 2012

    […] sonrisa con la que nos recuerda que hay que evitar el plural para hablar de la persona. Porque todos tenemos […]

  4. Conversando con: Iago González y Javier Tamarit : enIgualdade - 10 diciembre, 2012

    […] es fácil robarle a lo cotidiano ese espacio de conversación en el que construirnos. Comunicamos  sobre la marcha, “de paso que”, sin apenas tiempo para ser conscientes del […]

  5. Conversando con Javier Tamarit: “reivindicar las historias de tranquilidad entre gente distinta” | Proxecto Máscaras - 10 diciembre, 2012

    […] es fácil robarle a lo cotidiano ese espacio de conversación en el que construirnos. Comunicamos  sobre la marcha, “de paso que”, sin apenas tiempo para ser conscientes […]

  6. “Conversando con”: Javier Tamarit, reivindicar las historias de tranquilidad entre gente distinta | Información Galicia - 15 diciembre, 2012

    […] es fácil robarle a lo cotidiano ese espacio de conversación en el que construirnos. Comunicamos  sobre la marcha, “de paso que”, sin apenas tiempo para ser conscientes del […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies