¿Para qué se hace?

“Para decir que se ha hecho”

Los  Gremlins atacan de nuevo. Me refiero a la profusión de estudios e informes que, al igual que Gizmo, bajo determinadas circunstancias (crisis) se transforman y multiplican de forma exponencial. Y sí, también pueden ser igual de destructivos por los recursos que consumen, por el inmovilismo que transmiten y, sobre todo, por la estela de infoxicación y descrédito que dejan tras de sí.

El asunto resulta especialmente recurrente en el sector de las  TIC, esa apuesta de futuro que nos tiene que salvar del actual caos. Páginas y más páginas a nuestros pies (¿será el otoño?) que no ofrecerán soluciones, pero sin duda ilustran nuestra ignorancia.

Criterios repetidos y repetitivos, recuentos interminables, metodologías rígidas y en muchos casos obsoletas… y ciudadanía y empresas hartas de colaboraciones, “voluntarias” y obligadas, a las que contribuyen con su tiempo y sus impuestos y de las que no obtienen nada.

Medimos pero no cuestionamos. Se recogen eternamente datos del pasado sin objetivos de futuro. Fabricamos estadísticas huecas con las que luego nos medimos. No las usamos, trabajamos para mantenerlas aunque sepamos que no sirven. Una simpleza muy bien recogida en esta secuencia deThe Wire (IV temporada, episodio 8º)

Algunos ejemplos tras esta vuelta a la “normalidad” en que retomo la revisión de boletines y observatorios

Comentaba hace unos días sobre el informe en el que AETICanaliza las causas del descenso del 8,1% del volumen de facturación del sector de las TIC en 2009 respecto a 2008. Suyo es también el informe Innovación 2.0 en las empresas del sector de las TIC, por el que sabemos que la mayoría de las empresas TIC reconocen centrar la innovación en el desarrollo de productos y servicios y menos en la comercialización y en la atención al cliente.

El estado del arte del software de fuentes abiertas lo conocemos a través del informe elaborado por CENATIC, el Centro Nacional de Referencia de Aplicación das TIC.

También está el Informe anual sobre el desarrollo de la sociedad de la información eEspaña 2010 (276 páginas), de la Fundación Orange. De ahí sale, por ejemplo, esta interpretación sobre  la brecha digital de género en España.

Esta misma fundación es la autora del Estudio comparativo 2010 de los servicios públicos online en las comunidades autónomas españolas que ofrece un análisis del progreso de 26 servicios en línea en las comunidades y ciudades autónomas españolas: 16 dirigidos a la ciudadanía y 10 a las empresas.

El informe Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en las pymes y grandes empresas españolas, edición 2010, del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, rebela que las empresas del sector financiero son las que más interactúan con la Administración pública por Internet.

Por supuesto el Instituto Nacional de Estadística (INE), mediante la recopilación de datos del sector de las TIC de 2008 de varios trabajos estadísticos diferentes, permite abordar el estudio de factores como el gasto interno en I+D de las empresas del sector, el personal ocupado en tareas de I+D, las empresas que realizaron actividades innovadoras y el valor de producción de bienes del sector.

El informe Europe’s Digital Competitiveness Report, elaborado por la Comisión Europea, analiza la evolución de las políticas más importantes en el ámbito de la información en Europa y ofrece argumentos de peso para la concepción de una Agenda Digital Europea.

En su edición 2010, se analiza la banda larga en Europa, el uso de Internet y el comercio electrónico, la brecha digital, los servicios públicos en línea, el impacto económico de las TIC, etc. Y no sólo eso, permite comparar los principales indicadores del sector europeo de las TIC con los de los países más importantes en este ámbito como Estados Unidos, Japón y Corea. Pero, además, el estudio ofrece datos del sector TIC de los países miembros de la UE, lo cual permite identificar las diferencias existentes entre ellos.

Pero también los hay específicos, como el Diagnóstico tecnológico del sector del comercio minorista, elaborado por el ONTSI (Observatorio Nacional de Tecnologías y la Sociedad de la Información), sector que tiene también en la Comunidad de Castilla y León su Libro Blanco correspondiente, elaborado por su Consejería de Fomento en colaboración con la Fundación Fundetec.

A través del estudio  2010 UNIVERSITIC 2010: evolución de las TIC en el Sistema Universitario Español 2006-2010, sabemos que nueve de cada diez universidades españolas poseen, o están a punto de desarrollar, un plan de renovación continua o periódica de su infraestructura en TIC.

El trabajo autónomo tiene también sus estudios, como el informe El trabajador autónomo y la sociedad de la información, elaborado también por Fundetec, esta vez en colaboración con la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos

En fin…

Simples ejemplos al azar, porque para establecer un criterio de clasificación tendría que leerlos y eso, obviamente, ni puedo ni quiero. La lista es interminable y, además de títulos más o menos rimbombantes y/o académicos, ninguna explicación convincente sobre los orígenes u objetivos perseguidos. Y es una pena, porque tal vez en algunos sí los haya pero la apariencia de recuento de datos y ausencia de proyección de futuro los inutiliza.

No quiero que me cuenten dónde estamos, ya tengo una idea bastante aproximada: Quiero pensar sobre a dónde ir y cómo hacerlo. Que me ayuden a echar una mirada a la revolución tecnológica que viene. Al menos, para comprobar si estoy recorriendo el camino correcto.

, , , ,

5 Responses to ¿Para qué se hace?

  1. Nieves Angulo 30 agosto, 2010 at 13:46 #

    Me temo amiga, que es más de lo mismo, no sé tal como va el asunto, si realmente podrás comprobar alguna vez que recorres el camino correcto.

  2. Isabel 30 agosto, 2010 at 16:02 #

    Lo que es una pena es que siempre nos quedemos en el primer paso y no se avance. Se supone que los estudios son la base para algo, no el objetivo en sí mismos.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Opinando en Empresa y Finanzas | enPalabras - 14 septiembre, 2010

    […] por traducir la transversalidad de las TIC a lo cotidiano, tal vez consigamos entender lo que tanto cuantificamos: la brecha digital y la falta de […]

  2. IG - 14 septiembre, 2010

    […] por traducir la transversalidad de las TIC a lo cotidiano, tal vez consigamos entender lo que tanto cuantificamos: la brecha digital y la falta de […]

  3. Medir y aprender | enPalabras - 3 diciembre, 2012

    […] pero seguir aprendiendo implica no encorsetarse en lo que los datos (no) dicen, un conflicto que se estanca si no cuestionamos el sistema desde el que plantear metodologías e […]

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies