Elecciones… [casi real]

Lástima que todo quedara en un rumor, durante unos días había parecido tan cercano…

Se dice  que aquel abuelo octogenario había sacado los colores a los candidatos cuando, el que iba y el que venía, se encontraron atascados por un accidente en la fatídica curva. Desesperados por la alteración de su apretada agenda, los móviles fueron quedando sin batería entre exabruptos y amenazas. En esa desesperación estaban cuando empezaron a llegar algunos vecinos.

A ritmo de pico y pala, el camino fue quedando despejado y a salvo con un par de zanjas para que la lluvia, que no cesaba, descendiera por la ladera sin necesidad de arrasar lo que la tierra no podía retener. Ya podían continuar así que los candidatos salieron de sus coches con el re-elaborado discurso de promesas para el día después. Y entonces el abuelo estalló…

Cuentan que la reunión fue en la vieja escuela unitaria y que el abuelo, que había sido alcalde y maestro hace muchos años, no dijo nada. Sentado en una esquina, con la pala y el pico aún llenos de barro a su lado, jugaba con su taza de café y escuchaba en silencio, como hacía con sus alumnos, dejando que los egos se consumieran hasta que floreciera el diálogo.

Se comenta que era muy tarde cuando se fueron, que al salir fueron dejando cajas de papeletas en el contenedor y que llevaban en la mano una única lista. Que habían entendido que la palabra colaboración no necesita adornos sino hechos, que no había nada que re-partir.

En todo eso pensaba mientras extendía las papeletas sobre la mesa buscando la rendija sobre la que poder edificar la reflexión, pero sólo una palabra venía a su mente: simplificar.

Dicen, cuentan, comentan… Leyendas urbanas de lo que no ha sido pero… ¡quien sabe!

, , ,

5 Responses to Elecciones… [casi real]

  1. gallas 21 octubre, 2012 at 15:24 #

    Te leia y recordaba eso de «Meigas, haberlas, haylas» 😀 😀 😀
    Y luego pienso en la fuerza que tiene lo local, los sabios, el barro, el pico y la pala.
    Construyamos pequeño y común.
    Un abrazo

    • Isabel Iglesias 21 octubre, 2012 at 20:00 #

      ¡Me has pillao! Y creo que compartimos el amor por lo pequeño y lo de la sonrisa por triplicado 🙂 🙂 🙂

      Seguro que no te acuerdas cual fue mi primer comentario en tu blog, precisamente… ¡hablaba de barro! Me he ido a buscarlo (más o menos por la fecha que recordaba) y de paso me entretuve un buen rato leyéndote y dejando algunos de tus post en mis marcadores. Pero encontré lo que buscaba.

      Sé que estos pequeños conjuros no hacen mucho en estos tiempos pero yo lo dejé escrito por si acaso.

      Besarkada haundi bat Asier!!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Mirar a la competencia… propia | enPalabras - 23 octubre, 2012

    […] pero, cuando el marco se ha vuelto demasiado rígido, es bueno recordar la utilidad de ciertas sencillas herramientas para recuperar el espíritu de colaboración en beneficio de objetivos concretos y […]

  2. El negocio | enimaXes.com - 25 octubre, 2012

    […] del problema de fondo de esta crisis. Esa es la auténtica limitación que tiende a deformar los usos y costumbres de la sociedad. Cancel […]

  3. El negocio | IG - 25 octubre, 2012

    […] del problema de fondo de esta crisis. Esa es la auténtica limitación que tiende a deformar los usos y costumbres de la […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies