¿Cooperativas de futuro o con futuro?

Odio los días «D»

Primer sábado del mes de julio, Día Internacional del Cooperativismo. Como todos los años, como todos los días D, discursos institucionales biensonantes, declaración de intenciones, promesas y alguna que otra fórmula mágica. En Galicia, la Xunta anunció la modificación de la ley que «abrirá a porta a novas fórmulas de unión que dean respostas a necesidades novas que precisan novas solucións”.

¿Qué no se entiende? Pues está clarísimo. Además, la cuestión no es lo que se dijo, sino lo que parece ser que seguimos esperando: no tener responsabilidad sobre nuestros destinos porque para eso pagamos a nuestros gobiernos que nos proveerán de soluciones.

La reforma legislativa prometida por el jefe del Ejecutivo gallego es sin duda el titular en casi todos los medios. Entre las excepciones, mención honorífica para El Correo Gallego que no se anda con rodeos: «Galicia aspira a exprimir a las cooperativas como fuentes de empleo a pesar de la crisis«.

El objetivo es flexibilizar a organización e funcionamento das cooperativas para adaptalas a unha economía cada vez máis aberta, pero sen alterar as súas características fundamentais”. Y entre las propuestas, y en primera persona, la confirmación de las habituales y esperadas aportaciones: «Incentivamos la creación de nuevas cooperativas y también, a través de fórmulas de financiación y a través de la formación, que las cooperativas que ya están funcionando puedan mejorar«.

El dato: que en 2008 se registró en la comunidad autónoma gallega un incremento «superior al 27 por ciento» en el número de personas ocupadas como miembros de cooperativas, con un incremento muy superior al crecimiento global que experimentaron el conjunto de categorías (las siempre peligrosas cifras del paro).

Teniendo en cuenta que lo que anima son los casos de éxito, destaca la escasa información respecto a los tres premios entregados:

  • El premio a los valores cooperativos fue entregado a la cooperativa Porco Celta O Incio
  • El galardón a la promoción del cooperativismo fue para el perito agrícola Antonio Mosquera, impulsor, entre otras, de la cooperativa Melisanto
  • El premio al mejor proyecto cooperativo fue para la bodega Condes de Albarei, integrada en la actualidad por cerca de 500 socios de la comarca de O Salnés.

Ni un solo enlace a cada una de ellas en las versiones digitales de las noticias. Pero, eso sí, la anécdota de que una de ellas se ubica en el Pazo de Baion, que había sido intervenido al narcotraficante Laureano Oubiña, en el concurso público convocado por el Plan Nacional sobre Drogas, donde actualmente desarrollan un proyecto empresarial en el que participan ex drogodependientes.

Nada de su historia, de las personas y su forma de vida. Nada de sus objetivos, de sus mercados, de su competitividad y posibilidades. Absolutamente nada sobre lo que aprendimos, que seguramente es bien poco. Sólo ese aire bucólico, casi exclusivamente rural y localista que tanto emociona. Y muchos estudios, seguro, promovidos y subvencionados desde las instancias institucionales.  Porque otros son los foros en los que se discursea sobre emprendedores y sobre innovación.

Y tenemos por otro lado realidades como el Grupo Cooperativo de las Indias, que empezó como sociedad limitada en 2002 y evolucionó de forma natural hacia lo que hoy es. No hablan de ayudas, sino de democracia económica, de transnacionalidad. No hablan de brotes verdes sino que investigan  nuevas fórmulas de financiación y de emprendizaje. No contemplan el discurso institucional, analizan,  y comparten lo que aprenden.

Han construido un universo complejo, innovador, sostenible. No se puede dar un paseo sin más. O no te gusta y te vas, o le dedicas tiempo a desaprender y absorber. No es obligatorio, pero ellos avanzan al mismo ritmo que todo lo demás se paraliza o desmorona. Dudar es signo de sabiduría, paralizarse de estupidez.

NOTA: En la sesión del 30 de junio, el Consejo de Ministros aprobó, tras el dictamen del Consejo de Estado, el proyecto de Ley de la Sociedad Cooperativa Europea domiciliada en España, cuyo anteproyecto fue presentado por el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, a dicho Consejo el pasado mes de abril.

Por lo visto permitirá «Permitirá la intensificación de actividades transnacionales a las sociedades cooperativas y, en el caso de las cooperativas españolas de gran dimensión, su alianza con las de otros países de la Unión Europea». Ni mis conocimientos sobre el tema, ni los puntos que expone la noticia, me dan para entender el posible calado de esta nueva novedad legislativa. Pero, para no variar, me hago preguntas simples:

¿Será la consecuencia de carencias detectadas por quienes ya están haciendo posible ese futuro del que hablan o será simplemente un nuevo y encorsetado nicho gubernamental autojustificativo y recaudador?

Si hablamos de transnacionalidad, y el nuevo proyecto legislativo es de ámbito europeo, ¿Qué ocurre con el resto del planeta?

¿Cómo se está resolviendo ahora?

Compartir

, , ,

5 Responses to ¿Cooperativas de futuro o con futuro?

  1. David de Ugarte 5 julio, 2010 at 13:30 #

    Guau! Gracias por los piropos!!
    Tienes que venir a verlo en 3D, drácenas y cerveza casera incluida 😉

    Aviso ya que todo es bonito pero modesto, somos pocos, no pretendemos salvar el mundo (sino construir nuestro modo de vida a nuestro gusto y entender pasándonoslo bien) y cada vez tenemos más claro que el futuro nos encontrará viajando 🙂

  2. Isabel 5 julio, 2010 at 14:38 #

    ¡Uf, menos mal, no hay que llevar tacones ! 🙂

    Tengo claro que salvar el mundo no pero… ¿contribuir a que cambien las personas?

    Vaya con el futuro que describes en tu post de hoy. Dan ganas de ponerle altavoces. Por la tarde tocará lectura tranquila. Y papel en blanco al lado porque aunque no llegue a usarlo, es mi talismán cuando necesito pensar.

    Y no son piropos, es «sorpresa continuada».

  3. David de Ugarte 5 julio, 2010 at 17:00 #

    jajaja bueno, los tacones son opcionales, que para eso está la plurarquía 🙂

    Tampoco queremos cambiar a nadie, no somos quién para nada distinto de ofrecer cambios en forma de productos y servicios. Y remarco «ofrecer» que es muy distinto a «conminar» -como hace el estado- o chantajear emocionalmente como hacen tantas ong’s. El estar en el mercado es un buen antídoto contra la soberbia que sufren los que se pagan con impuestos o los que viven de donaciones 🙂

    Y gracias pues por dejarte sorprender 😉

  4. Elvira 8 julio, 2010 at 18:58 #

    Mi teoría (pensada un poco a la ligera y no demasiado madurada, pero bueno):
    Debería de haber más cooperativismo en Galicia, pero planteado desde otro punto de vista. Los Concellos, o grupos de concellos, con economías muy basadas en el sector agroalimentario, deberían de ser los máximos impulsores de este tipo de prácticas, aportando y facilitando esta práctica.
    Está más que comprobado la tremenda variación de precio desde el agricultor, hasta que llega al consumidor. Por poner un ejemplo real, a mis tíos este último año les pagaron las patatas a 12 céntimos el kg.
    Si se unieran en cooperativa desde el principio de la cadena hasta el final (o casi) para los bienes que no requieran una profunda transformación al menos, y así se eliminaron pasos absurdos de la distribución, el precio al consumidor podría mantenerse o bajar, y a los agricultores no se les ahogaría pagándoles unas cantidades irrisorias. Al mismo tiempo, con la aportación de los concellos, estos podrían acaparar parte de los beneficios por las aportaciones dadas. No sé si la legislación actual permitiría una práctica así, pero sería cuestión de montar algo tipo Emalcsa, que es para el agua.
    Al mismo tiempo, sería una fuente de puestos de trabajo, otra asignatura pendiente y una lacra en todo el país.
    Sé que no he profundizado bastante, pero sólo quería exponer por donde podrían ir los tiros.
    ¡Ah! Y que ningún cambio de alcalde o partido pueda echar por tierra esto

  5. Isabel 8 julio, 2010 at 21:04 #

    ¿Te fijas. Elvira, como al hablar de cooperativas instintivamente se tiende a pensar en el ámbito rural? Y no sólo se limita el sector, sino el ámbito de actuación y la perspectiva. En el post hay dos enlaces al Grupo Cooperativo de las Indias que te pueden resultar muy ilustrativos contra los tópicos habituales.

    Hablar de cooperativas es hablar de una forma diferente de trabajo y vida, de esfuerzo compartido y decisiones entre “iguales” (plurarquía). Y esto no quiere decir “conformismo” o mentalidad de subsistencia. Claro que para ello hay que escapar del discurso blando y los paternalismos gubernamentales.

    Por otra parte está el mercado, que es donde de verdad nos medimos sea cual sea la forma jurídica. Lo que ocurre es que las viejas ideas ya no sirven, el mercado no es ese algo difuso regido por la economía de la escasez, aunque estemos en transición de la muerte de las viejas estructuras y lo que ya está siendo el futuro.

    Date una vuelta por los enlaces que te digo porque cuando menos te sorprenderán. Y a ti que te gusta lo de internacionalización, no te pierdas el enlace que me puso David de Ugarte en su primer comentario.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies