Ver, mirar, percibir

Porque no es lo mismo

Entre la infinita curiosidad infantil, que ve más que entiende, y la mirada selectiva con la que vamos doblegando el mundo que nos rodea, han de pasar unos cuantos años de entretenido aprendizaje.

Dicen (decimos) que lo infinito de la curiosidad y la ternura son cosas de juventud, que con los años se nos transforman en sabiduría. Por eso sorprende cuando la mirada, propia o ajena, se detiene en instantes y vivencias ya archivadas, o tal vez nunca reflexionadas. Porque a fuerza de aprender a mirar, dejamos de ver, y se nos va nublando la percepción en encorsetadas certezas.

Pero en el trayecto de procesar y rentabilizar lo externo, se nos va colando un «no se qué» por el dobladillo de la razón, una sensación conocida, que no reconocida, de la que normalmente procuramos huir. Porque aunque la nostalgia vende, también nos acorta la proyección de una eternidad a la que no queremos renunciar.

Hay imágenes que sugieren palabras y palabras que incitan a reflexionar. Por eso, yo al menos, necesito otras miradas que me ayudan a mantener viva la curiosidad y a reconciliarme conmigo misma.

Compartir

11 Responses to Ver, mirar, percibir

  1. Gonzalo Martín 11 mayo, 2010 at 19:54 #

    Mira: ¡tengo un enlace!. Es emotivo. Creo que pienso lo mismo.

  2. Isabel 11 mayo, 2010 at 20:10 #

    Incluso yo lo creo! 🙂

  3. Tamara 12 mayo, 2010 at 21:12 #

    Lo que no acierto a comprender es cómo se transforma la curiosidad infinita y la ternura en sabiduría, ya que si bien conozco a muchos que han perdido lo primero, creo que muy pocos alcanzan lo segundo, aunque sí tengo que admitir que vivimos rodeados de “encorsetadas certezas” y que tendemos a dar por “bueno” aquello que damos por “cierto”.
    Creo que he perdido la intención de aquello que iba a comentar pero como dicen que no comento los post, no quiero dejar de enviar esto y mientras trato de retomar los hilos que pierdo, voy a buscar esas miradas que, diferentes a la mía, me devuelvan la ternura y la curiosidad.

  4. Isabel 12 mayo, 2010 at 21:17 #

    La profundidad del comentario supera a lo que le dió origen. Gracias!!!
    🙂

Trackbacks/Pingbacks

  1. Ver, mirar, percibir | IG - 11 mayo, 2010

    […] Publicación original: enPalabras […]

  2. Más que palabras | enPalabras - 19 agosto, 2010

    […] siento afortunada por tener otras miradas que me ayudan a mantener viva la curiosidad y a reconciliarme conmigo misma. Espero que la mía […]

  3. Más que palabras | IG - 19 agosto, 2010

    […] siento afortunada por tener otras miradas que me ayudan a mantener viva la curiosidad y a reconciliarme conmigo misma. Espero que la mía […]

  4. Miradas y caminos | enPalabras - 11 marzo, 2011

    […] conquista de lo posible viene de la mano de miradas en compañía, de soñar realidades, de aprender haciendo. Sólo hace falta […]

  5. Miradas y caminos | IG - 11 marzo, 2011

    […] conquista de lo posible viene de la mano de miradas en compañía, de soñar realidades, de aprender haciendo. Sólo hace falta […]

  6. Cortesía… | IG - 11 diciembre, 2011

    […] a sentirla con la blogosfera, lo que me parece más preocupante. Tal vez porque soy persona de lecturas y silencios, y de respeto a la libertad personal, acepto todo tipo de comportamientos, pero también me gusta […]

  7. Cortesía… | EnPalabras - 11 diciembre, 2011

    […] a sentirla con la blogosfera, lo que ya me parece más preocupante. Tal vez porque soy persona de lecturas y silencios, y de respeto a la libertad personal, acepto todo tipo de comportamientos, pero también me gusta […]

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies