Los amigos de mis amigos…

Vicios saludables

Uno de mis vicios confesables es el café. El de casa tiene nombre y apellidos pero cuando lo tomo fuera hay que decidir así que, o con leche “hirviendo”, o sólo y con hielo. Y suele depender, más que de la temperatura externa, de la confianza que me inspire el “arte” de quien lo va a preparar. Si la cosa no pinta bien, el hielo lo puede todo.

Con las palabras me ocurre lo mismo, pero en este caso las opciones son más: mucha gente, algunas personas, casi nadie… y el silencio! El dominio del silencio, es un arte ajeno a la mayoría que, por supuesto, no valora. Sin embargo es lo único que permite conocer y entender. Porque palabra y palabrería son cosas bien diferentes y al final, somos lo que hacemos, no lo que decimos.

Recuerdo mi frustración cuando, hace más de una década, me miraban mal por decir que Internet era un canal de comunicación (con lo cara que salía la conexión por horas y con modem!) y que lo importante eran los contenidos (¡!).  Ahora, en cambio, mi incorporación tardía al uso de las redes sociales, me permite aprovechar la experiencia de otras personas. Tal vez por eso me he ahorrado mucho ruido y he llegado más rápido al valor de la prescripción. En el caso de Facebook, es bastante fácil comprobar dónde confluye la calidad.

Pasó bastante más de un año desde que me “invitaron” y me hice el perfil (que tonto me sonaba todo eso del me gusta y hacerse fan) hasta mi iniciación. Pero tuve la suerte de que alguien cercano me indicara cuatro o cinco personas clave que, curiosamente, en poco tiempo también iban estando conectadas con algunas personas interesantes que ya conocía del mundo real. El mundo virtual es más pequeño de lo que parece. Lo que sí es grande, es la posibilidad de descubrir y aprender.

Cierto que se ven muchos excesos en personas supuestamente serias que sólo venden humo, pero tampoco más que en la profusión de cócteles y actos sociales-profesionales-políticos que ya se han convertido en norma. Como me decía un buen amigo hace años, “la de mariscadas que cuesta llevar un plato de sopa a casa”.

¿Casualidad? ¿Suerte tal vez? No sé, pero por mi experiencia, partiendo de las primeras recomendaciones, los amigos de mis amigos, sí merecen atención.

Pero volviendo al silencio, decía uno de mis “nuevos amigos” que hay que recuperar los espacios propios y quedarte con tus interesados en esos espacios y que hay que venir a pescar y sacar el pez para llevarlo a sus dominios. Facebook, como la vida 1.0, tienen sus desventajas, pero también interesantes oportunidades. En ese inmenso escaparate, un poco de buen ojo y un poco de reflexión, te llevan a personas que tal vez no hubieras conocido. Hay “dominios” en los que estoy encantada de haberme dejado atrapar.

Este es un post sin enlaces. Impresiones sobre personas concretas que se incorporan a mi bagaje personal. Las que, no siendo masa, me alejan también a mí del peligro, sea real o virtual.  Como decía Sagan, “Una moralidad que depende de la tecnología y cambia con esta, es una moralidad frágil”.

, , ,

3 Responses to Los amigos de mis amigos…

  1. alfonso lorenzo iglesias 2 mayo, 2010 at 17:43 #

    al final somos lo que somos y no lo que hacemos…
    lo de que somos lo que hacemos es una frase manida que se ha impuesto por esa mentalidad nuestra del rendimiento, y que cuestiona nuestro derecho a ser y no hacer nada bueno. que tal si nos dejamos de juzgarnos como si fueramos árboles frutales?

  2. isabel 2 mayo, 2010 at 18:02 #

    A mi lo que me importa es lo que YO pienso. Y puedo decir muchas cosas pero sé si lo que quiero está en línea con lo que hago. Lo que juzguen desde afuera, sinceramente, no me interesa.

    No sé por qué hablas de “rendimiento”, pero tus razones tendrás. Como digo al final, cada cual que decida. En eso consiste la libertad, ¿no?

    Gracias por tu comentario

Trackbacks/Pingbacks

  1. Los amigos de mis amigos… | IG - 2 mayo, 2010

    […] Publicación original: enPalabras […]

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies