Consultoría y realidades

La nueva medida del tiempo: el instante

En uno de esos escasos destellos de autocrítica que se dan a veces (pocas) en los medios de comunicación dominantes, y sólo cuando la metedura de pata es muy sangrante, la conductora de un conocido programa de radio, a modo de disculpa entonó una especie de mantra:

Es que la nueva medida del tiempo es el instante

Y esto ya dio pie para deslizar la tertulia mañanera hacia el debate sobre la «necesidad de inmediatez comunicativa y opinable». Es decir, el meta debate del debate y de la estupidez.

Cada vez se echa más en falta la humildad y la voluntad de mantener la honestidad intelectual para saber si lo que vamos a decir aporta algo. Pero es que lleva tiempo formar opinión, y el silencio, necesario para la reflexión, no vende.

Y parece que cada vez se entiende menos que mientras aportamos ruido, nos dejamos cosas importantes por el camino. Porque al final no es sólo el tiempo que se nos escurre sino que, como decía Juan Urrutia:

¿De dónde saco el tiempo? Eso será fácil. Lo difícil es saber en dónde puedo encontrar el talento perdido.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies