Otras miradas

Orejas de carnaval

CarmenFaiOrellas-2Con-vivencia familiar

Las orejas de carnaval son un postre típico gallego  La receta no es ningún secreto y los ingredientes son sencillos (lo bueno no necesita artificios) pero el resultado requiere oficio y algunos trucos.

Las que prepara mi madre son espectaculares, llevábamos años diciendo que había que grabarla mientras las hacía y al fin este año tocó. Y ya puestos, que menos que reunir a tres generaciones en la cocina: abuela, hijo y… nieto tras la cámara.

Carmen fai orellas from enimaxes.com

Compartir

7 comments

  1. Fabulosa Carmen, ahora mataría por un bocado de estas fabulosas orejas! [a ver para cuando la probabilidad de hacer una cata ;-)] Me ha encantado el fragmento cuando moja la mesa con aceite de girasol, me ha parecido totalmente subversivo [verter aceite directamente sobre la mesa y expandirlo con la mano!!!] y me he admirado del dominio artesano sobre los recursos…y de esa mano…

    Un buen ejemplo de gestión del conocimiento, Isa. De los más útiles. Gracias

    1. Seguro que Carmen se apunta, pero primero nos pondría a practicar a tod@s 😀

      A mi también me alucina seguir las manos, recuerdo que cuando le comentaba lo fácil que parecía algo cuando ella lo hacía me decía: «eso es oficio…» Maravillosa palabra, ¿verdad?

      Le leeré tu comentario, ¡le va a encantar! sobre todo lo de ser subversiva 🙂 🙂 🙂

  2. Me dicen en casita que en tierra andaluza le llaman Abuelas a este dulce, y que le ponen miel en vez de azúcar en el acabado. Bueno, al menos en el pueblo del colega…

    Encantador, oyes, lo he disfrutado mucho. Sé que planos como ese de las gafas no son del todo casuales, y que la limpieza de la mesa encierra concepto de fin de ci lo de vida, lo que me encanta. Y estupendo por entenderse tan bien en la cocina. Nosotros no lo conseguimos!

    1. Lo sabía, tenía que haber un toque especial de ese maravilloso anfitrión al que mando un besazo 🙂

      Ahora que lo dices, lo de las gafas de mi madre es un misterio, siempre están en todas partes y nunca rompen. Y la mesa limpia es un contraste, es cierto, sobre todo teniendo en cuenta la escena del aceite que comentaba Manel.

      Lo de entenderse bien en la cocina tuvo truco porque mi madre se mueve a velocidades de vértigo así que supongo que Iago dio alguna instrucción para poder grabar. Me alegra que lo hayas disfrutado 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies