Consultoría y realidades

Carta de google

En papel y colorines

Me escribe Laurence Fontinoy, Directora de Marketing de Google Spain, para advertirme de algo que yo no sabía: ¡Qué mucha gente me está buscando! A punto estuve de salir corriendo.

Dominado el pánico inicial, las multitudes no son lo mío, un pequeño ataque de ego me impulsó a seguir leyendo: Si google me escribe es… ¡porque me conoce!

Pero no, claro, es algo parecido a los vales-descuento para merendar en el Corte solo que en vez de dártelos cuando ya has comprado, google te invita al primer café que en este caso viene siendo el Google AdWords.

Resulta que es adaptable a todo tipo y tamaño de empresas y puedo conseguir cientos de nuevos clientes. Para que lo pruebe me regalan 125 euros (75 + 50). Además, es una publicidad sin riesgos, sin letra pequeña vaya, y geolocalizada. O sea, que le puedo vender naranjas al vecindario. Y sin necesidad de publicista, community manager o similar. No hay más que seguir las instrucciones del sencillo manual adjunto.

Pues nada, en unos cuantos clicks y poquitas palabras, lista para empezar con estos 75 euros hasta el 28 de febrero (vaya, que estamos a 14, mejor me apuro) y los otros 50 hasta el 15 de marzo. Me empiezan a entrar dudas y le doy una vuelta.

Me dice que sólo pago por resultados y yo elijo el coste por impacto (me recomiendan que empiece por 0,25 €) Me detengo en lo de «resultados» y resulta ser cada vez que alguien haga click en mi anuncio y vaya a mi sitio Web. Empiezo a imaginarme que alguien que la tome con mi anuncio y se dedique a darle repetidamente: ¿Cuantos clicks, a 0,25 € caben en un minuto? ¿Y en una hora? ¿Y…? Hago una prueba y cojo la calculadora ¡Uf!

Sigo leyendo y me tranquilizo., puedo decidir mi presupuesto diario. Bien, pongamos 1 euro que son 4 cliks. Pues a ese paso parece que lo de los «cientos de clientes» tampoco es tan inmediato. Además, mirar y comprar no es lo mismo. Y claro, si resulta que el click interesante iba a ser el quinto no me va a encontrar porque supongo que ya no apareceré.

Entonces pienso que no se va a la cajita de google para buscar desesperadamente el destino a tu presupuesto. Y para colmo yo no vendo naranjas. A mi es que esto de que algo sea válido para todo tipo de empresas y lo de conseguir cientos de nuevos clientes por casi na me recuerda a los bombones de la reina de corazones (con rima y todo).

Pues nada, otra vez será. Pero he de reconocer que esta carta de google, en papel y con colorines, me ha hecho mucha ilusión. No sé si devolverle la cortesía, aunque mejor por correo electrónico que es más rápido y ecológico.

Estimada Señora Foninoy:

Ante todo, quiero agradecerle su cordial oferta. Sin embargo, analizadas las condiciones de la misma, y teniendo en cuenta la actual situación de la economía en este país, mi conciencia solidaria me impide realizar actuaciones monopolísticas basadas en ofertas de privilegios hacia mi negocio.

Reitero mi agradecimiento y quedo a su disposición. Reciba un cordial saludo.

Compartir

1 comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies