Proyectos empresariales desde la Universidad

EdificioEmprendia-USCUniversidades emprendedoras

El Programa Uniemprende, de la Universidad de Santiago de Compostela, tiene entre sus objetivos la detección de proyectos empresariales y la prestación de servicios a la creación de empresas, entre los que se incluye la formación a las personas con una idea o proyecto empresarial para su impulso y puesta en marcha.

Teniendo en cuenta que la realidad actual se define por intensos procesos de cambio social, tanto en las relaciones entre la ciudadanía como en su estructura productiva, la idea de un proyecto empresarial se debe articular entorno a dos ejes principales:

  • El “recurso” más importante: La base de todo proyecto son las personas, pero motivación no significa entusiasmo sino “motivos” por lo que resulta primordial la reflexión previa sobre dos cuestiones básicas: ¿por qué? y ¿para qué?
  • El proceso: Las habilidades y competencias para la puesta en marcha y desarrollo de una empresa son el resultado de un proceso de asimilación en el que la información se convierte en conocimiento a través del prototipado.

Alineación de los objetivos y responsabilidad social

El inicio de la actividad empresarial no es el principio sino el resultado. Desde el planteamiento de la idea se debe ser consciente de la implicación que todas y cada una de las decisiones tendrán, además, sobre el desarrollo profesional, personal y familiar de las personas que trabajen en ella. Y sobre su entorno.

En línea con la misión y objetivos del Programa Uniemprende, nuestra propuesta técnica y económica se desarrolló en base los siguientes criterios:

  • La importancia de la implicación y el aprovechamiento del conocimiento previo en la formulación de las acciones necesarias para impulsar este objetivo.
  • La comprensión de que el proceso de in-formación necesita conocimientos y contexto, pero se ha de realizar a distintos niveles que se interrelacionan.
  • La necesidad de convivencia entre las viejas reglas de la escasez y el caos de la abundancia no se da sólo en los modelos de negocio, sino en toda la estructura social a la que la democratización de la tecnología está dando un especial protagonismo. Vida y trabajo ya no deben ser opciones excluyentes.

Gestionando las expectativas

Aula_UniemprendeA este tipo de cursos se suele acudir con una foto fija: salir con el plan de empresa. Así pues, nuestro reto personal era conseguir que cambiaran las preguntas teóricas (y típicas) por lo que definimos el objetivo general como la “adquisición de las competencias esenciales para el análisis de la viabilidad del proyecto empresarial y su puesta en marcha. Estas competencias implican conocimientos, habilidades y herramientas”.

Pusimos en primer lugar el concepto de utilidad ya que el proceso de reflexión y maduración de la idea debe ir en paralelo con la adquisición de habilidades y competencias, es decir, tiene que ser percibido por todas las personas participantes con un enfoque de utilidad real.

Cuando se enfoca la formación capacitación desde la perspectiva de la empresa, se es más consciente de que la valoración, desde el día a día de las organizaciones, de la inteligencia competitiva o de la gestión del conocimiento tiene poco que ver teorías y debates académicos. En la empresa, la información que no se puede traducir en acción tiene poco valor porque ser competitivos significa:

  • Poder financiar un proyecto.
  • Aprovechar los avances de la tecnología.
  • Averiguar que es atractivo para el mercado y rentable para las dos partes.
  • Saber cómo y dónde comunicarnos.

Con este plantemiento se estructuró la acción formativa en torno al curso de 30 horas presenciales en el aula de Uniemprende y constaba de:

  • Módulos de contenidos teóricos trabajados con enfoque práctico.
  • Dinámicas de grupo por cada módulo personalizadas a las ideas y proyectos empresariales de las personas participantes.
  • Dos sesiones de grabación en vídeo (al inicio y al final del curso) para que sirviera de autoevaluación de los conocimientos y habilidades adquiridas.
  • Reflexión participativa sobre el desarrollo de las sesiones.

Ampliando el espacio de relación

El proceso se  apoyó en una Wiki (la utilidad de las buenas redomendaciones) que incluia, además del contenido teórico del curso, otros materiales y referencias de interés:

  • Alojamiento de las grabaciones realizadas en el curso
  • Fuentes de información empresariales e institucionales para la puesta en marcha de una empresa
  • Enlaces a recursos y herramientas
  • Vídeos relacionados con los contenidos y la actividad empresarial
  • Reflexiones y blogs de referencia
  • Feedback de las sesiones y espacio para aportaciones del alumnado
  • Contenidos sobre responsabilidad social corporativa con especial incidencia en las nuevas fómulas para “nuevos” mercados, y la corresponsabilidad.

Wiki_Uniemprende

Intuyendo los resultados

Suelo decir aquello de “planifica que algo queda” y nunca más cierto porque el último día de curso nos sorprendieron cambiando el rol de la sesión. En lugar de las grabaciones individuales de “sus proyectos” decidieron poner en marcha lo incorporado durante el curso y “salir al mercado”. Se formaron dos grupos/empresas que competían por una propuesta ante un cliente que, no sólo no lo tuvo fácil para decidir sino que nos sorprendió con una propuesta de colaboración ad hoc que unificara el talento y capacidades de ambos equipos. Y la propuesta no defraudó.

Resultaron especialmente gratificantes las tutorías personalizadas con las que finalizó la acción formativa y que nos permiten intuir que, aunque al principio tanto dinamismo causó sorpresa, los beneficios de la propuesta metodológica estaban bien planteados:

  • Establecer un equilibrio entre el contenido teórico y práctico.
  • Fomentar el prototipado de la reflexión.
  • Relacionar el sentido común con los conceptos empresariales y su lenguaje.
  • Situar a la persona y su proyecto en el escenario público aprendiendo a comunicar y a “vender” en todas las fases del proyecto.
  • Estimular la participación entre pares y la autoevaluación.
  • Impulsar y reforzar el modelo relacional que caracteriza los procesos internos y externos de las empresas.
  • Permitir asumir distintos roles y aprender a gestionar las expectativas de los diferentes agentes que intervienen en el desarrollo de una empresa.

 

, , , , , ,

7 Responses to Proyectos empresariales desde la Universidad

  1. rfc 4 abril, 2015 at 12:26 #

    sabes que soy escéptico con esta obsesión por los emprendedores, y con muchas empresas que vienen a dar aquí. Igual deberíais enseñar a los que ya están, pero también hay mucho que decir sobre tanto profesor de pacotilla.
    Por la parte que me toca, a ver si tenéis más cursos en Santiago 🙂

    • Isabel Iglesias 6 abril, 2015 at 9:30 #

      Compartimos escepticismo, la burbuja del emprendimiento, sobre todo de startups, es un hecho. Sobre todo por el enfoque grandilocuente e interesado que se da, como no, desde los ámbitos institucionales.

      El enfoque ha sido bastante disruptivo, ya te imaginas, de hecho por eso me llamaron para pedirme propuesta. No me gusta la condescendencia que se suele adoptar en este tipo de acciones, sobre todo por parte del profesorado que nunca ha puesto nada en marcha. Cuando una persona se plantea poner en marcha un proyecto no puede estar mirando desde el escaparate, hay que meterse en harina desde el minuto 0. Tengo alguna reflexión interesante al respecto que supongo que irá saliendo poco a poco.

      Fue estupendo encontrarnos Ramón 😉

  2. Iago Glez 6 abril, 2015 at 16:44 #

    Sin dejar de ser escéptico, y como participante, debo decir que casi encuentro más lógico hablar de prudente tras haber pasado por la experiencia. Creo que todo depende de las perspectivas, algo que en el día a día puede llegar a escasear porque no nos da el tiempo para buscar puntos de mira durante el suficiente tiempo, y creo que en este caso se dio algo de esto, y que además fue muy provechoso 😀

    • Isabel Iglesias 7 abril, 2015 at 8:43 #

      Umm… que poco (o mal) se usa la palabra “prudencia”. La Wikipedia dice:

      “La prudencia es la virtud de actuar de forma justa, adecuada y con moderación. También se entiende como la virtud de comunicarse con los demás por medio de un lenguaje claro, literal, cauteloso y adecuado, así como actuar respetando los sentimientos, la vida y las libertades de las demás personas”.

      Qué bien casa prudencia con perspectiva. ¡Gracias Iago! 🙂

  3. Julen Iturbe-Ormaetxe 13 abril, 2015 at 9:10 #

    Escepticismos aparte, no queda otra que seguir en la brecha. Que las grandes corrientes nos causen prevención, lógico. Pero con esa visión crítica encendida, adelante 🙂

    • Isabel Iglesias 14 abril, 2015 at 9:31 #

      Que sepas que estuviste presente y andas por la Wiki con la empresa abierta y tu clase magistral sobre como hacer un blog 🙂

      Suelo estar dentro de las empresas así que me resultó muy gratificante y enriquecedor. Coincido contigo, es bueno compartir lo poco o mucho que hemos ido aprendiendo en el camino.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Proyectos empresariales desde la Universidad | IG | In-formación - 30 marzo, 2015

    […] Publicación original: enPalabras […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies