Rincones para resolver trifulcas

Sonrie_InvitoYoCuando innovar es volver

Cuentan en el vídeo promocional de las Escuelas Steve Jobs que las habilidades que los niños necesitan son muy diferentes a las de años atrás, por eso a su propuesta la llaman “educación para una nueva era”.

Como el nombre de las escuelas indica, la propuesta está basada en el iPad y, dejando a un lado el mercado que promueve la noticia, su concepto educativo parece estar basado en el aprendizaje “dirigido” y en el potencial de control de las aplicaciones que ofertan:

Un pilar fundamental de este enfoque revolucionario es el iPad, el cual posee cada alumno y cada maestro, no solo en la escuela sino también fuera de ella, por lo tanto el niño siempre dispone de su herramienta de aprendizaje en cualquier lugar que se encuentre. Tik tik sCoolTool fue diseñado para revisar un seguimiento automático y con la agenda de cada estudiante. A través de iDesk Learning Tracker las escuelas y los padres controlan el rendimiento en el aprendizaje de los alumnos al estos utilizar aplicaciones educativas específicas.

Justo en las antípodas, desde La educación prohibida se plantea:

¿todos tenemos que saber y querer hacer lo mismo? Este sistema que domestica en criterios únicos para seleccionar a “los mejores” es un sistema de exclusión social. No hay más que observar a los niños para darnos cuentas de que nacemos con un maestro interior que nos impulsa al aprendizaje, a la observación sistemática. Como decía Paulo Freire, estudiar no es un modo de consumir ideas sino de crearlas y recrearlas.

Mientras que para las Escuelas Steve Jobs la tecnología (del iPad, faltaría más) es el pilar fundamental y “la herramienta” de aprendizaje, para el no-modelo propuesto en La Educación prohibidala comprensión es una herramienta en constante crecimiento” lo que implica total ausencia de intervencionismo:

Los errores no son sino los pasos del aprendizaje que nace de una pregunta en el caos, no de una respuesta en el orden

Trasladado a las empresas

Por más que se hable de la importancia de la creatividad, el aprendizaje y los procesos de innovación, en las empresas hay poco tiempo (y a veces poca intención) para permitirlo. Hoy en día, independientemente del tamaño, (casi) todas han ido incorporando herramientas más o menos estandarizadas para compartir información, sin embargo, en demasiadas ocasiones los objetivos de un proyecto quedan enterrados en farragosos procesos que, bajo la excusa de facilitadores, desvían el esfuerzo y la creatividad supuestamente perseguidos.

Y cuando los resultados no cumplen las expectativas, todo se complica. Suele ocurrir que cuando el conflicto asoma pero no aflora, se multiplican las reuniones de “coordinación” que, a menudo, terminan por la vía rápida: la simple imposición.  No es que falte la “intención de” pero no es fácil ser arte y parte al mismo tiempo. Tal vez por eso uno de los talentos más desarrollados parece ser el de surfear entre los obstáculos en vez de intentar eliminarlos.

Incorporar o actualizar la tecnología en los procesos es importante, pero la tozuda realidad se empeña en recordarnos que debemos tener en cuanta cómo afecta en algunos elementos esenciales y culturales a nuestras vidas. Es decir, no sabemos cómo resolver las lagunas del presente pero sí creemos tener opinión formada sobre el tipo de educación que el futuro reclama.

Los ejemplos de propuestas educativas mencionados más arriba escenifican bastante bien lo que puede haber de escusa tras la radicalización de perspectivas: el exceso de tecnología se percibe como control por parte del equipo/alumnado y el exceso de “improvisación creativa” como falta de rigor en la ejecución del proyecto/educación. Y ahí la contradicción porque la libertad creativa que se reclama en el trabajo se convierte en afán de control cuando toca decidir como madres/padres.

Y en un colegio de barrio…

La directora del San Xoan da Filgueira, una escuela pública ferrolana, inicia cada jornada atendiendo a las familias durante una hora, algo  poco habitual incluso en colegios privados. Pero no es sólo ella sino todo el profesorado ya que buena parte de la actividad se desarrolla en los pasillos porque el diálogo es fundamental para potenciar la espontaneidad de todos: pequeños, mayores y trabajadores.

Una de las actividades estrella del centro es el “programa de apadrinamiento literario” en el que los alumnos mayores protegen desde el inicio de curso a un estudiante de los primeros ciclos, aunque a veces son los pequeños los que terminan eligiendo o reinventando las historias:

Non hai que dicirlles nada, eles van buscar o libro e ao seu afillado e elixen un espazo do centro para facer a lectura

El caso fue noticia reciente porque recibieron otro premio más pero, probablemente, no es tanto lo que hacen sino con quién y cómo lo hacen ya que, según explica: las metodologías se adaptan a cada necesidad y cuando es necesario mostrar los valores de la amistad, antes de cualquier conferencia se recurren a historias escritas, audiovisuales o relatadas por algún miembro de la comunidad.

Lo que más llama la atención es la importancia que dan a las normas y la insistencia para que todo el mundo las interiorice pensando en los demás. Por eso tienen espacio propio y un decálogo escrito en lo que llaman rincones para resolver trifulcas.

, , , , ,

7 Responses to Rincones para resolver trifulcas

  1. Manel [cumClavis] 31 Diciembre, 2013 at 8:37 #

    No me cabe ninguna duda de que el modelo Ipad conlleva muchos beneficios pero a mí lo que me llama y me pone es el planteamiento de la educación prohibida. Creo sinceramente que uno de los grandes logros de nuestro tiempo es la necesidad de reconocer y cultivar la individualidad para poder vivir en colectividad. Estoy absolutamente convencido de que la diversidad aumenta nuestras opciones de sobrevivir a parte de ser mucho más interesante.

    Los años y el momento hacen que el cuerpo me pida a gritos que tome una posición clara desde la que contribuir y dejar mi propio trazo y yo opto por aquella que reconoce que las personas son básicamente inteligentes, distintas, necesitan encontrar sentido a lo que hacen y que aceptan como “propio” aquello a lo que han contribuido de alguna manera. Por ello, con recursos suficientes [básicamente libertad y tiempo], son capaces de autoorganizarse de manera más eficaz, eficiente y saludable que cuando esa organización es impuesta.

    Este es un gran post Isabel, muy bien trenzada la reflexión. Ayuda. Gracias.

    • Isabel Iglesias 31 Diciembre, 2013 at 10:36 #

      Gracias Manel. La verdad es que es uno de esas reflexiones que empiezan sin tener aún razonada la intuición y la dejé en un borrador para ir encontrando los eslabones que me faltaban. La conexión surgió hace como un mes en una de esas reuniones de “coordinación” en una empresa, entonces se me ocurrió preparar los ejemplos de las propuestas educativas que comento al principio en modo taller y como en las pausas del café suele surgir el tema de los hijos y la educación, lo introduje como debate. Por supuesto me reservé para después el “simbolismo” pero fue genial. Ya han elegido el rincón para resolver trifulcas y van a consensuar su decálogo de normas. Por mi parte, voy a sistematizarlo como taller, lógicamente. Lo iba a contar en el post pero se hacía muy largo y quitaba frescura a la reflexión. Nunca he sido partidaria de los dogmatismos pero cada vez me gusta más la “simple apertura de puertas”.

      La propuesta de las Escuelas Steve Jobs me parecen una trampa, merece la pena poner los vídeos (son breves) y comparar la imagen enlatada y perfecta que quieren dar con el transfondo de lo que dicen. La tecnología ya ni siquiera es un medio, es un hecho, no cabe discusión, pero el software libre, por ejemplo, ofrece muchas más posibilidades que los jardines cerrados.

      Yo también me identifico más con la propuesta de La educación prohibida, aunque el documental me decepcionó porque resulta tan dogmático como lo que pretenden rebatir. Lo que me enamoró es el caso de la escuela de Ferrol. Si tienes dos minutos (no lleva más) lee la noticia del enlace. Tengo la intención de ir a conocer el colegio y escuchar. Me ocurre lo mismo que a ti, el cuerpo me pide a gritos actuar en sintonía con lo que pienso. Creo que los años, digo la experiencia, nos permiten ya algunas afirmaciones contundentes y fuera de dudas, ¿verdad? 😉

      Pero mañana será otro día, digo otro año… Feliz tránsito!!!

  2. rfc 31 Diciembre, 2013 at 9:31 #

    tienes razón pero a los que intentamos ser coherentes nos crucifican, jeje, por dos lados, en el trabajo y en casa y no veas lo que cuesta. Y ya hemos visto la película pero comento en otro momento que hoy es dia complicado. ¡Pásalo bien!

    • Isabel Iglesias 31 Diciembre, 2013 at 10:42 #

      Sí, la “maldita” coherencia es lo que tiene, a veces envidio a quienes ni se lo plantean. Y conste que no me refiero a tener convicciones inamovibles, creo que precisamente fue Mandela el que dijo algo así como “si yo no soy capaz de cambiar, ¿cómo voy a pedir a los demás que lo hagan?”. Pero una cosa es modificar una opinión y otro elegir la que más convengan en cada momento.

      Impaciente por tu/vuestra opinión sobre Máscaras. Pasadlo bien!!!! 🙂

  3. Manuel Calvillo 31 Diciembre, 2013 at 20:03 #

    Gracias por tu entrada Isabel, una buena lectura para cerrar mi año en la red, o mejor una buena manera de abrir un nuevo tránsito: dando pistas de cosas reales -escuela en El Ferrol- que pasan desapercibidas por ser poco mediáticas pero muy poderosas, y desenmascarando ruidosos fuegos artificiales que más ciegan que iluminan.

    La desfachatez que da las prisas me va a permitir ser un poco osado y opinar sobre tu post sin haber visto el vídeo de las escuelas iPad (que Steve Job me pille confesado)
    Los problemas y los desafíos que plantea la educación no son principalmente un asunto relacionado con la tecnología, antes que nada tendrán que ver con la manera de entender el ser humano, el aprendizaje, la sociedad, el lenguaje o los valores. Es ingenuo pensar que la tecnología por sí sola solucionará lo que los españoles no hemos sido capaces de hacer desde la LODE en 1985 (por limitar un poco el escenario).

    En absoluto estoy negando el imprescindible papel y potencial de las tecnologías en el aprendizaje y la enseñanza, pero creo que no es eso sobre lo que tu entrada nos permite charlar. Tecnologías, nuevas apps, gadgets, tabletas, dispositivos de todo tipo, abarrotan las revistas, los blogs, los congresos de educación y van llenando poco a poco las aulas y nuestras casas. Lo que faltan son ideas, conceptos, teorías, enfoques y debates para mejor entenderlos y ponerlos a funcionar.

    Gracias Isabel por este año de buenas conversaciones 🙂

    Un abrazo

    • Isabel Iglesias 1 Enero, 2014 at 13:07 #

      Gracias Manuel. Tu broche final es mi testigo para abrir el 2014 en red, no se me ocurre mejor regalo 🙂

      Creo que te has imaginado perfectamente el contenido de los vídeos. En realidad, de no ser porque conviene saber el peligro de los argumentos-cebo con los que nos colonizan intelectualmente, ni se merecen el tiempo de visionado, aunque reconozco que me tomé la molestia de transcribir alguna de sus partes para leerlas con calma y sin la influencia de las imágenes. Y esto me lleva a otra idea en la que Iago lleva años insistiéndome: que cada vez es más necesaria una verdadera educación de medios porque con la imagen se engaña/embauca todavía más fácilmente que con las palabras.

      Claro que nadie niega la utilidad de las herramientas tecnológicas, igual que no se nos ocurre renunciar al taladro o a las canalizaciones del agua, pero lo importante no es tener un taladro sino saber cómo y dónde usarlo, al igual que es importante poder saber si el agua que circula por la traída es sana o, incluso, si existen más fuentes (en este caso de información). Es lo que tanto tú como Manel destacáis, ¿qué pasa con las personas?

      Formar opinión no es sencillo, conlleva dudas y tiempo, tanto de investigación como de reflexión, pero es más cómodo apuntarse a la última moda y protestar contra el sistema (que somos tod@s). Lo que apunta Ramón (rfc) es muy cierto, la sociedad penaliza a quien sí hace el esfuerzo por comprender y actuar en consecuencia.

      Ha sido un año de excelentes conversaciones, profesionales y personales. Nunca dejaré de agradecerle a Paz que nos pusiera en contacto…. ¡hace ya más de un año! Hay que ver lo rápido que ha pasado.

      Un abrazo 🙂

Trackbacks/Pingbacks

  1. Rincones para resolver trifulcas | enPalabras |... - 3 Enero, 2014

    […] Mientras que para las Escuelas Steve Jobs la tecnología (del iPad, faltaría más) es el pilar fundamental y “la herramienta” de aprendizaje, para el no-modelo propuesto en La Educación prohibida “la comprensión es una herramienta en constante crecimiento” lo que implica total ausencia de intervencionismo:"Los errores no son sino los pasos del aprendizaje que nace de una pregunta en el caos, no de una respuesta en el orden"Incorporar o actualizar la tecnología en los procesos es importante, pero la tozuda realidad se empeña en recordarnos que debemos tener en cuanta cómo afecta en algunos elementos esenciales y culturales a nuestras vidas. Es decir, no sabemos cómo resolver las lagunas del presente pero sí creemos tener opinión formada sobre el tipo de educación que el futuro reclama.  […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR