«Empecemos por los principios»

Principios¿Negocios no estratégicos?

Parece que lo importante de las palabras ya no es de dónde vienen ni a dónde van, sino las amistades peligrosas que se dan en el camino. Lo de «vamos a desinvertir en negocios no estratégicos» que dice Bankia en su nueva campaña, no sólo chirría sino que implica todo lo contrario a la base sobre la que se debe edificar la confianza.

Negocio deriva de las palabras latinas nec y otium y, tanto para los romanos como en la actualidad, significa «lo que se hace por dinero». Es decir, una ocupación lucrativa con un resultado beneficioso para ambas partes, sea este dinero y/o poder.

Estrategia, en su origen griego se refería al arte de dirigir ejércitos pero, sea cual sea el contexto en el que se use, implica un conjunto de acciones planificadas sistemáticamente para lograr un determinado fin o misión.

“Desinvertir en negocios no estratégicos” es lo mismo que decir “ya no vamos a seguir con la cultura del pelotazo para el grupo de privilegiados”, o sea, lo hemos hecho muy mal y por eso «hemos recibido 19.957 millones de euros de ayudas públicas pero somos conscientes de nuestra responsabilidad con la sociedad y prometemos que… conseguiremos volver a beneficios este año. Y mejorar estos resultados año tras año”.

Por eso, en su plan aprobado por Europa para convertirse en una entidad “rentable”, van a reducir costes y a poner el foco en prestar dinero a la economía real, que por lo visto son las familias, los autónomos y las pymes. De avales y previsiones a tres años nada dicen pero supongo que no se están refiriendo a personas en el paro, ni a actividades empresariales asfixiadas por la destrucción del mercado a la que han contribuido, cuando no protagonizado.

La espiral de mensajes de buenismo que están protagonizando las instituciones, especialmente las bancarias, es altamente peligrosa. Las redes entre personas ayudan pero elegir banco es como cambiar de compañía telefónica, como mucho conseguiremos llegar a la opción menos mala.

Así empieza el mensaje de Bankia

De vez en cuando conviene mirar atrás y hacer balance. Un balance que en nuestro caso debe ir más allá de los números: Dimos créditos que no hemos podido recuperar… Hicimos inversiones que no han salido cómo esperábamos

 Y así termina

Pero no lo vamos a hacer de cualquier manera, Bankia ha tenido que volver a empezar. Y ha decidido empezar por los principios con: Profesionalidad, Integridad,  Compromiso y… Cercanía. Bankia, empecemos por los principios

Asusta. Porque no hablan de volver al principio, a la esencia, sino a los principios, ese concepto tan universal que navega a la deriva desde hace siglos.

(1:50 m.)

, , , , , , ,

17 Responses to «Empecemos por los principios»

  1. Avisnigra67 26 febrero, 2013 at 9:50 #

    Enhorabuena Isabel por esta magnífica reflexión en la que deconstruyes el mensaje tramposo de estas instituciones.

    Es fácil refugiarse en los principios cuando es evidente que ahora más que nunca es cierto lo que decía Groucho Marx:

    «Éstos son mis principios, pero si no le gustan, tengo otros»

    Abrazos!

    • Isabel Iglesias 26 febrero, 2013 at 21:22 #

      Bien traída esa frase de Groucho Marx Ricardo, lo cierto es que va ganando con el tiempo, por desgracia.

      Es cierto, parece que es más fácil hablar de principios que de hechos. Lo de los mensajes institucionales es algo que me saca de quicio, sobre todo porque estamos tan cansados que terminamos diciendo eso de «total, todos son iguales», así que al final, todos siguen cómodamente campando a sus anchas.

      Pero cambiará, seguro 😉 Abrazos!

  2. Goio Borge 27 febrero, 2013 at 1:58 #

    yo uso la frase inicial que destacas y le encuentro una referencia religiosa: ‘vamos a desinvertir en negocios no estratégicos’: NO invertiremos en NO ocio NO estratégicos. Una triple negación resumida en una única frase, y, como tal, un reflejo de profunda vergüenza -como la de Pedro en su día- ante el abismo al que nos han llevado. A fin de cuentas, Bankia es el auténtico escándalo en el que todo se resume, desde Gurtel a la corona pasando por las preferentes y todo lo demás.

    • Isabel Iglesias 27 febrero, 2013 at 12:10 #

      Lo trinitario siempre me ha dado alergia así que con esta lectura que haces ya ronda el terror. Pero no creo que los «interesados» sientan verguanza, ¡que va!. Les importa todo una mierda, a la vista está.

      De todas formas es una lectura curiosa la tuya, se ve que falta esa parte en mi educación, algo que nunca eché de menos. 😛

  3. Gonzalo Martín 1 marzo, 2013 at 21:14 #

    Yo no acabo de compartir esa visión de desinversión. Lo no estratégico, siguiendo la definición, es lo que no permite dirigir un ejército. Y un ejército se dirige para ganar una guerra. Nada más mutante que las condiciones del campo de batalla: un activo (una inversión) deja de ser estratégico por muchas razones. Y no necesariamente por ser un pelotazo: si lo fuera, se seguiría en él. Así que los gestores actuales (y aquí es importante resaltar lo de actuales) hacen muy bien en salir de aquellas inversiones que no contribuyen a la misión inicial de ganar dinero. Por ejemplo, compraste un edificio (paradigma del pelotazo) esperando una revalorización. No se ha producido, pero lo tienes alquilado con normalidad dando una rentabilidad decente. En el resto de tus negocios (que no son inmobiliarios) necesitas efectivo para invertir porque hay más potencial de crecimiento: tu alquiler es un negocio maduro que no contribuye bien a la estrategia general y lo vendes para reinvertir donde darás retorno.

    Sobre el vídeo y el discurso: es legítimo. Quiero decir, asumen sus errores y quieren cambiarlo. ¿Son ellos solos los que han provocado dolor y desgracia? ¿Son los gestores actuales? El discurso puede no sonar creíble, pero ¿alguien puede decir qué otra cosa pueden hacer? ¿Pueden decir que lo cierran todo, mandan más gente al paro y no devolvemos la pasta pública? El sr. Consejero Delegado ha afirmado creo que hoy que aspira a devolver el dinero al estado en dos año. Júzgueseles por ese compromiso y si tienen que vender negocios no estratégicos es su obligación.

    • Isabel Iglesias 3 marzo, 2013 at 10:18 #

      El desajuste no me surge con la palabra “desinversión”, aunque no deja de ser un eufemismo con el que se disfrazan distintas realidades, sino al juntarla con “negocios no estratégicos”. El concepto de inversión va ligado al de estrategia, de ahí que no se deben considerar como “gastos”.

      Paro empezando por el principio, el objetivo de una empresa es ganar dinero. Siempre, independientemente del tamaño, el sector, o el ámbito geográfico. Si la empresa no gana dinero no se mantiene y ahí ya da igual la propiedad y quienes trabajan en ella. La materia prima de un banco es el dinero así que quienes los dirigen, tan cerquita como están del poder (el de verdad) tienen la obligación de entender mucho del tema. Que nos equivoquemos el resto en el concepto de lo que es o no estratégico tiene explicación, pero en su caso… no cuela. Por otro lado, hay muchas empresas (y personas) que se han equivocado en las inversiones (o no han soportado la crisis, etc.) pero apechugan con sus pérdidas. Y si quieren conseguir que alguien preste o invierta dinero, hay que dar muchas explicaciones sobre el antes y el después. Y garantías.

      Pero miremos hacia delante. El negocio de un banco es ganar dinero con lo mismo que es su materia prima así que, de entrada, déjense ustedes de “principios” abstractos y expliquen cómo lo van a hacer. Ese discurso de que ahora todos miran por las personas no cuela. El vídeo, que por cierto está muy bien hecho, es legítimo en cuanto a que cada cual puede decir lo que le venga en gana pero encuentro que no está legitimado por un plan claro y conocido. Es lo mínimo por los 19.957 millones de euros recibidos.

      Con todo, lo más preocupante es cuantos de los que se metieron en esos “negocios no estratégicos” siguen, directa o indirectamente en el cotarro.

      Coincide además que estoy trabajando con una parte de la definición de la oferta de unos de estos rescatados y puestos de nuevo en el mercado, igual es que tengo el oído un poco afinado en este sector que todo lo arrastra (¿o debería decir arrasa?) Por supuesto que las condiciones del mercado cambian muy rápidamente, que se lo digan al tejido empresarial que se ha visto envuelto en este tsunami. Lo de la causa y consecuencia es difícil de separar muchas veces pero las entidades bancarias han estado más ligadas a lo primero que a lo segundo. Claro que luego son víctimas del efecto escorpión y el resto, del efecto dominó.

      Pero creo que en una cosa coincidimos Sr. Martín: que nos digan claramente como van a ganar dinero, que es su obligación, es decir, cual es su plan estratégico para ahora y para después, auque haya que irlo modificando y adaptando. Es que eso de la “economía real me ha llegado al alma” 😉

  4. Marina 2 marzo, 2013 at 0:21 #

    Ya salió la primera versión «mejorada» del anuncio de Bankia, eso sí, sin tantas mentiras: http://youtu.be/xvex4NkSElA

    • Isabel Iglesias 3 marzo, 2013 at 10:27 #

      Curiosa esta versión, la re-mezcla es parte inseparable ya de la cultura.

      Gracias Marina.

  5. Gonzalo Martín 3 marzo, 2013 at 20:20 #

    Uy, saber lo que finalmente era estratégico y lo que no, forma parte de la incertidumbre de los negocios. Y, como dije, es mutante: durante un tiempo lo son, luego dejan de serlo. A ver quién es el guapo que compraría acciones de fabricantes de velas cuando las bombillas empezaron a ser mainstream.

    Sí, el que ha invertido y perdido apechuga con pérdidas. Pero miremos el problema desde más ángulos: un día se intervino el banco, se quitó a todos los gestores y jerarcas. Bien o mal se decidió no quebrarlo (quisiera ver lo que se hubiera dicho de tener que liquidar las obras sociales al peso, cosa que igualmente va a acabar ocurriendo, pero vaya). Y también era fácil decir que financiar vivienda es una buena cosa social: un piso para cada español. Nadie protestó cuando le daban el cien por cien del valor de tasación, ni nadie protestó ante lo extravagante de las valoraciones.

    Yo fui uno de los tontos que no creyó que semejante burbuja de precio y valoración no era posible. Tonto porque perdí un par de chollos que, ahora, me habrían dado un patrimonio, a pesar de la bajada, nada desdeñable. Como puede verse, lo estratégico y el acierto en los negocios es muy relativo: fui un chico listo por mi extrañeza ante lo que ocurría pero no lo fui lo bastante para saber cuando sube la ola y cuando empieza a bajar. En realidad, como casi nadie.

    El nuevo gestor de Bankia tiene que tomar decisiones con lo que tiene, que es lo que le han dejado. Si mañana despidiera a todos porque no encuentra negocios estratégicos seguro que le dedicamos posts incendiarios. Como cuando se gobierna, la ley de los recursos escasos y las opciones alternativas sigue funcionando: hay que elegir en condiciones de incertidumbre. Así que ahora nos toca esperar – y demandar – que sea capaz de devolver el dinero que se le ha dado.

    Es tal la cantidad que imagino que debe contar muy favorablemente en la reducción de deuda pública. Total, se piden cien mil millones al año.

    • Isabel Iglesias 4 marzo, 2013 at 9:34 #

      Absolutamente de acuerdo con respecto a la fiebre de compra de viviendas, más de una bronca he tenido yo con eso en todo tipo de entornos. También fui de las poco listas (y no es que me sobrara) que no se subió a la ola, , es que siempre he estado demasiado ocupada y con la mirada puesta en otras necesidades de la empresa. Aunque en realidad tampoco lo lamento, no entiendo ese tipo de sistema (im)productivo.

      Nada que decir en principio contra el nuevo gestor de Bankia, sobre todo porque no tengo información, pero sabe que tiene que apechugar con el panorama y con lo que se diga, en nuestro derecho estamos ¿no? Se decía antes eso de que “cada cargo con su carga”, así que supongo que es consciente de lo que le toca, y también supongo que estará suficientemente compensado.

      De todas formas aquí tenemos caso(o) mucho más cercano(s) y con alguno(s) de los que se han llevado la pasta (bancos, instituciones, organizaciones…) he compartido mesa y mantel más de una vez. Ahora los apartan sí, pero no se les ve muy tristes que digamos.

      El derecho al pataleo sirve de poco pero es legítimo. No soy de parar en lo malo que ha ocurrido pero sí de comprenderlo de manera suficiente para poner las alarmas necesarias. Pero sé que esto no es lo que está pasando, reconozco que, en el fondo, la mayoría sigue esperando que todo pase y las cosas vuelvan a se como antes y eso no va a ocurrir. Es la descomposición del sistema a la que empecé a mirar en 2009 tras sumergirme horas de lectura en sus blogs de usted y en sus recomendaciones 😉

Trackbacks/Pingbacks

  1. “Empecemos por los principios” | IG - 26 febrero, 2013

    […] Publicación original: enPalabras […]

  2. “Empecemos por los principios” | | Ideas Poderosas | Scoop.it - 27 febrero, 2013

    […] Parece que lo importante de las palabras ya no es de dónde vienen ni a dónde van, sino las amistades peligrosas que se dan en el camino.  […]

  3. “Sentir sin conocer, contribuye a reforzar antiguas perspectivas, actitudes y estereotipos” | Proxecto Máscaras - 3 abril, 2013

    […] es el (mal) uso de la palabra empatía, objetivo muy loable que empieza a sonar tan vacío como el mensaje de confianza de los bancos porque “dime de qué presumes, te diré de qué […]

  4. Los programas de “sensibilización” | Información Galicia - 3 abril, 2013

    […] es el (mal) uso de la palabra empatía, objetivo muy loable que empieza a sonar tan vacío como el mensaje de confianza de los bancos porque “dime de qué presumes, te diré de qué […]

  5. El punto de vista (del) enemigo | enPalabras - 24 junio, 2013

    […] negar la responsabilidad de las instituciones financieras en la situación que vivimos, pensar que son el enemigo es caer en el eterno simplismo […]

  6. El punto de vista (del) enemigo | IG - 24 junio, 2013

    […] negar la responsabilidad de las instituciones financieras en la situación que vivimos, pensar que son el enemigo es caer en el eterno simplismo […]

  7. Son las emociones ¡Estúpido! | cosasmias - 30 junio, 2013

    […] primero se atrevió fue Bankia, con su campaña Empecemos por los principios. Un ejercicio de cinismo con un coste importante en euros que sumado a su campaña de branding […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies