Yo no estaba, yo no fui, yo no sé nada

LaNadaAqvi¡Nada!

Mientras las palabras se enredan en corrosivos círculos viciosos, el Branded Content institucional no es más que pura simplificación gramatical de lo que damos en llamar “un buen manejo de los tiempos”.

Claro que también es fundamental la elección de los verbos. Es decir vosotros tenéis que aprender que lo que nosotros aprehendemos no es de vuestra incumbencia.

Entre el “vosotros” y el “nosotros” hay evidentes diferencias con profundas raíces en la irresponsabilidad estructurada. Por eso lo de “pensar fuera de la caja” tampoco significa lo mismo. Ni lo de la osadía, ni lo de saltarse las normas…

¿Y qué podemos hacer? Pues parece que poco más que surfear entre las rendijas del sálvese el pueda, protestar un poco en las redes y seguir inventando modelos friquis como el crowdfunding que el poder, ese ministro, incorpora sin ningún rubor

Es simplemente un modelo que camina hacia la concesión de un mayor protagonismo a la sociedad civil sin que signifique abandonar el carácter público ni las aportaciones. Hemos conseguido que todas las grandes empresas consideren un honor poner dinero en el museo (como el Real o el Prado o el Reina Sofía…)

Con la mayor parte de los discursos bajo sospecha, el doble significado de algunas cuestiones, como lo de “pensar fuera de la caja”, va quedando claro. Obviamente, es diferente para el círculo del “nosotros” que para el resto.

Atrapados en el relativismo moral y en la ineficiencia cotidiana sobrevenida, tal vez lo mejor que puede pasar es que lleguemos de una puñetera vez a La Nada y empecemos a superar los intelectualizados obstáculos que tan difícil ponen eso de la colaboración.

Esto del planteamiento económico operacional de los estados es un asunto complicado porque ya se sabe que las operaciones económicas, al igual que las militares, buscan producir efectos en tres dominios estrechamente interrelacionados: el domino físico, el informativo-cibernético y el moral.  

Entretanto sigamos con el circo porque si yo no estaba no fui y, como es lógico, no sé nada. Vender humo sigue siendo muy rentable… a corto plazo.

Así de bien lo cuentan los alumnos de PrimerFrame.com en este corto nominado este año a los Goya.

, , , ,

15 Responses to Yo no estaba, yo no fui, yo no sé nada

  1. paulino 31 enero, 2013 at 15:59 #

    Una entrada que bien valdría como artículo de opinión en cualquier periódico digital, me ha gustado mucho.

    El corto lo utilizaré en alguna dinámica para analizar la comunicación interna en organizaciones… muy bueno!!

    Gracias y bicos!!

    • Isabel Iglesias 1 febrero, 2013 at 7:37 #

      Gracias Pau.

      A veces es necesario filtrar la indignación a través de las palabras porque es realmente difícil asimilar lo que está pasando. El pensar fuera de la caja al que tú te refieres es muy diferente a este fuera de la caja que se toman nuestros cobernantes.

      El corto es maravilloso, espero que lleven premio en los Goya.

      Besarkada haundi bat! :)

  2. Carla 31 enero, 2013 at 20:38 #

    Qué gran corto, y qué gran artículo!!! Cuando, con la riqueza que tiene nuestra lengua, tenemos que ir de “palabro” en “palabro” a cuál más complicado, algo no funciona… Y nos toman por tontos. Pero, lo peor, es que muchos, lo son(mos)

    Un beso, guapa!

    • Isabel Iglesias 1 febrero, 2013 at 7:47 #

      Gracias señora directora! ;)

      Lo de inventar palabros está bien en algún caso, pero este ir de moda en moda que comenta Amalio en su artículo es como la disculpa del mal pagador. Necesitamos un poco de reflexión tranquila y mucha simplificación.

      El corto es magnífico. Besazos!

  3. Manel 31 enero, 2013 at 21:11 #

    De los peores sentimientos que estamos digiriendo es el de la impotencia, ese vacuidad de las palabras que lleva a cerrar los puños hasta que se te quedan los nudillos blancos por no tener donde golpear [y que sea de utilidad, claro!;-)]. A veces uno duda de que realmente este sentimiento sea compartido por una mayoría, de hecho esta mayoría que gobierna representa a otra. Parece mentira! A uno siempre le queda la opción de creer en el Karma y suponer que algunos, de reencarnarse, lo harán en lombriz intestinal. La pega que tiene el karma es no poder verlo… Buena reflexión y buen gusto para cerrarla.

    • Isabel Iglesias 1 febrero, 2013 at 7:58 #

      Completamente de acuerdo Manel, el sentimiento de impotencia y de rabia es insoportable. Sobre todo con el esfuerzo personal y profesional que nos exige una situación en la que los mayores culpables operan con total impunidad.

      ¿Encontrar la forma “útil” de golpear? ¡Me apunto! Se necesita con urgencia formación política en la ciudadanía para que poder desmontar este mandito juego de partidos que ahora estamos viviendo, una auténtica descomposición de las elites que comenta David de Ugarte. Lo describías de forma magnífica en tu reflexión sobre la irresponsabilidad estructurada: Sustituir esa utilidad por la contraria va mucho más allá de un ejercicio de voluntades o de rediseño organizativo y exige afrontar los miedos que anidan y realmente gobiernan desde el núcleo del poder

      Lo de reencarnarse en lombriz intestinal me recuerda a la magnífica viñeta de Santy Gutiérrez (enlace)

      Un abrazo :)

  4. Goio Borge 1 febrero, 2013 at 1:19 #

    no había pensado en ello hasta ahora que te he leído, pero me he acordado del estribillo del ‘Clandestino’ de Manu Chao:
    ‘cuando me buscan yo no estoy
    cuando me encuentran yo no soy
    el que está enfrente porque ya
    me fui corriendo más allá’
    En su canción Chao hablaba de los inmigrantes ilegales, los sin papeles de hoy en día. Y la comparación es odiosa (tengo bien clarito hacia qué lado es odiosa, desde luego), pero ese ‘sin papeles’, de repente, es ilustrativo: sin declaración, sin justificante, sin cotización… De repente nos hemos llenado de trabajadores ‘sin papeles’ en la cúspide del gobierno.

    No sé, si vienes dotado de cierto escepticismo hacia la vida, puedes pensar que hay cierto pacto con quien gobierna y sus clases para que ‘el menos malo de los sistemas’ pueda funcionar. Puedes pensarlo y probablemente aceptarlo, sobre todo cuando ya sabes que la vida es -creo que desafortunadamente- más negociación que ética. Pero el pacto se está rompiendo, no sólo por los tiempos y las soluciones que les han buscado, hay más factores como la necesidad de corrección, el pábulo del que algunos reyezuelos se sienten poseedores para siempre, y estas jodidas tecnologías que sacan información y la extienden como mancha de petróleo.

    hablando de petróleo… ¿no es esto exactamente el mismo vicio de hace diez años? Digo el de ‘no hacer nada’. Mejor no hagas nada, que pase el tiempo, que se aleje el barco de la costa. Mejor no hagas nada, que demuestren si sale algún papel, el tiempo lo curará… Nunca saber cómo reaccionar no ya a una novedad, sino a una novedad anunciada. Vamos bien para explicarles lo de la innovación.

    • Isabel Iglesias 1 febrero, 2013 at 8:15 #

      No conocía la canción de Manu Chao pero salvando las diferencias le pega, sí. Lo de “sin papeles” adquiere nuevas dimensiones.

      En medio del estupor que nos embarga ayer leí un par de obviedades que nos deberían hacer pensar. Por un lado que si necesitábamos que saliera en los periódicos para saber lo que estaba ocurriendo. Y por otro, si alguien se imaginaba a “nuestros gobernantes” ocupándose estos días de los problemas del estado. Esa imagen de corrillos de pasillo es lamentable. Creo que lo resume muy bien David de Ugarte

      Es cierto, en diciembre hizo 10 años del Prestige (lo cual quiere decir que estadísticamente ya nos toca otro). Áquel juego de mandar el barco de paseo a ver si el problema lo pasábamos a otros fue una vergüenza. Sí, vamos bien para explicarles lo de la innovación…

      Gracias Goio :)

  5. Andrés 8 febrero, 2013 at 20:02 #

    ¿De verdad ha dicho eso Mini-Wert? ¡No lo puedo creer! Os es más cínico aún de lo que parece, os es un tonto del bote que no tiene ni p idea de lo que es no ya el crowdfunding, sino tampoco el mecenazgo.

    • Isabel Iglesias 9 febrero, 2013 at 11:10 #

      ¿Y las dos cosas? Parece que la tontería y el cinismo a menudo coinciden. Pues el resto de la entrevista en la que hizo esas declaraciones va en el mismo estilo. Recomendable si te apetece soltar un poco de adrenalina.

      Gracias Andrés :)

Trackbacks/Pingbacks

  1. Yo no estaba, yo no fui, yo no sé nada | IG - 31 enero, 2013

    [...] Publicación original: enPalabras [...]

  2. La insoportable levedad del triunfo | IG - 31 enero, 2013

    [...] Incendiar siempre fue más fácil que construir. Sobraba motivación pero faltaban motivos. Ahora tenemos motivos pero nos falta… sentido común, espíritu de equipo, inteligencia colectiva, ganas de [...]

  3. La insoportable levedad del triunfo | enPalabras - 31 enero, 2013

    [...] Incendiar siempre fue más fácil que construir. Sobraba motivación pero faltaban motivos. Ahora tenemos motivos pero nos falta… sentido común, espíritu de equipo, inteligencia colectiva, ganas de [...]

  4. Yo no estaba, yo no fui, yo no sé nada | enPalabras | Ideas Poderosas | Scoop.it - 31 enero, 2013

    [...] Mientras las palabras se enredan en corrosivos círculos viciosos, el Branded Content institucional no es más que pura simplificación gramatical de lo que damos en llamar “un buen manejo de los tiempos”.Claro que también es fundamental la elección de los verbos. Es decir vosotros tenéis que aprender que lo que nosotros aprehendemos no es de vuestra incumbencia.  [...]

  5. Si no lo usas para nada… | enPalabras - 3 agosto, 2013

    […] sé, no es un enfoque muy pedagógico pero me permito una licencia veraniega contra tanto abuso ficcionando un poco de instinto básico. Hay opciones muy interesantes y demasiados estorbos en el […]

Deja un comentario

Current ye@r *