Prohibiciones y leyendas

… no trabajar?

Las pintadas, y sus mensajes, a veces son auténticas perlas, pero el fondo de la que figura en la foto reconozco que me supera: ¡PROYBYDO NO TRABAJAR. No consigo entender el mensaje.

Aparentemente, tal y como están las cosas, no hay nada de original en el tema ni en las palabras elegidas, salvo el marketing en el “proybydo” (hay que reconocer que duele) pero la introducción del “no” lo cambia todo, aunque cuando hice la foto no pensé tanto.

Ayer, mientras conducía y escuchaba a los radiofónicos tertulianos divagando, me dio por pensar en cómo va cambiando el lenguaje de una sociedad en función de las circunstancias y como hay canciones y palabras que vuelven a primera línea cobrando inusitado protagonismo. Es el caso de re-cortar. Y entonces me acordé de la pintada.

Al verla de nuevo en la foto, e intentando descifrar su intencionalidad, volví a pensar en la eterna confusión terminológica entre las palabras ocupación-profesión-empleo-trabajo-salario, pero sigo sin llegar a conclusiones.

Porque, antes y ahora, hay personas ocupadas, con o sin profesión definida, que pueden o no trabajar independientemente de que tengan un salario. Y también las hay que están empleadas y aún trabajando mucho no cobran su salario. O las que sin pegar palo cobran lo que no está escrito, incluso sin tener oficio ni ocupación definida, pero tienen un empleo. Ya, un trabalenguas conceptual.

Dudo que la intención fuera reivindicar el proclamado «derecho al trabajo» (sigo pensando que nadie impide trabajar, otra cosa es recibir dinero a cambio) parece más bien un grito contra la generalizada tendencia al escaqueo que tan poco nos ha importado hasta ahora. Es decir:

«Oiga usted, a vaguear a otra parte que somos muchos los que estamos dispuestos a arrimar el hombro para levantar el país. Deje de consumir nuestros (escasos) recursos y no estorbe».

Teniendo en cuenta que la interpretación es tan libre como la intención de quien la escribió, yo me quedo con esta última y la enlazo a la fiebre discursiva de teorizar con el relato en busca de nuevos mitos que debemos construir con buenas narraciones empresariales

De la crisis no saldremos repitiendo a diestro y siniestro lo mal que está todo y lo dura que es. Saldremos mediante una movilización responsable, que requiere polos de atracción. Y uno de estos polos de atracción es sin duda la difusión de buenas historias empresariales

No parece haber mucha innovación en esta necesidad de aferrarse a los mitos, es algo que comentábamos no hace mucho:

Las civilizaciones han postulado su origen y su fin como un mito de destrucción, contrapuesto al de la creación, en un marco cuyo eterno eje es el retorno. Parece que los períodos de destrucción y creación serían las dos únicas alternativas del universo (eso anunciaban constantemente los oráculos sibilinos en Roma). De hecho, la palabra griega apocalipsis se traduce como destrucción, pero también como revelación. El mensaje final vendría a ser el mensaje de un nuevo tiempo.

Y no seré yo quien desvalorice la potencia del relato, más bien todo lo contrario, pero en el punto en que estamos hay que dejarse de monsergas y empezar por traer a primera línea algo que repito constantemente: que la radiografía de nuestro tejido económico siempre ha sido la de más de un 80% de empresas que no pasan de dos personas en plantilla.

Decididamente me gusta la pintada. Prohibido divagar y PROYBYDO NO TRABAJAR.

, , , ,

15 Responses to Prohibiciones y leyendas

  1. Francisco Navarro 20 abril, 2012 at 11:34 #

    Trabajemos, reinventémonos, no desfallezcamos ni caigamos en las redes del desánimo, a pesar de la que está cayendo… Un abrazo

    • Isabel 20 abril, 2012 at 11:58 #

      En eso estamos muchos, ¿verdad? Y encima sonreímos 🙂

      Muchas gracias Francisco. ¡Un abrazo!

  2. paulino 20 abril, 2012 at 13:01 #

    Me gusta el post, mucho. La foto y frase de partida sugieren provocación (Ortografía y significado literal).

    Te has tomado el reto de descifrarla, la has analizado y después propones distintas interpretaciones, dejando al lector el espacio para que piense, proponga o elija la suya.

    Comparto esta forma de encarar los problemas… la solución buena es la que satisface a las personas que TRABAJAN resolviendo los retos.

    Prohibido divagar y PROYBYDO NO TRABAJAR = PROYBYDO DIVAGUEAR.

    Un abrazo, Sabela!!

    • Isabel 21 abril, 2012 at 10:53 #

      Paulino, se nota que respondemos parecido a las provocaciones y los retos. Pero eso sí, tomándonos siempre el imprescindible tiempo para pensar 🙂

      Me encanta la combinación que has hecho, propongo que la aceptemos como eslogan. Estoy pensando en incluirla en mi nube de tags:

      PROYBYDO DIVAGUEAR!

      Magnífica! Un abrazo muy fuerte! 🙂

  3. Manel 20 abril, 2012 at 15:49 #

    Al ver que no has «proybydo» divagar me he quedado pensando si realmente proybyr tendrá el mismo significado que prohibir o si puede llegar a significar algo totalmente distinto tan sólo al alcance de una minoría selecta (vete tu a saber, igual significa lo contrario). Es una broma! Magnífico post, diafano, maduro y directo.

    • Isabel 21 abril, 2012 at 9:01 #

      Inventar verbos empieza a ser una opción necesaria con tanto suceso fuera de lo normal. Seguramente una opción imprescindible para esa nueva realidad que tenemos que re-inventar y construir 😉

      Gracias Manel!

  4. Juana 20 abril, 2012 at 19:14 #

    Pro y b y do …. no trabajar ….
    La importancia de las historias bien contadas, de los mitos …. es vital.
    Nos creemos seres solo «intelectos con patas», pero nada más lejos de la realidad ¿por qué soñamos? …. los sueños son historias de fantasmas, duendes, miedos …. sin lógica aparente, pero …. cuando «viajas» al incosciente te das cuenta del poder que tiene lo que no se ve, lo que se sale de los sentidos, lo que llega al corazón sin razón aparente ….
    la Vida es un misterio, pero se puede narrar ….

    • Isabel 21 abril, 2012 at 9:14 #

      Es cierto, se puede… y se debe narrar, empezando por nosotros mismos, ¿verdad? Me lo señalabas no hace mucho y creo que compartimos ese amor por la narración, que es lo que nos da coherencia y perspectiva. E igual ahora estamos más receptivos a narrativas que antes se nos escapaban o, incluso, puede que empecemos a ser conscientes de la necesidad de aproximación por encima de los tópicos y la velocidad del día a día.

      La Vida es un maravilloso misterio… ¡Un abrazo Juana! 🙂

  5. Goio Borge 20 abril, 2012 at 20:11 #

    yo voy a interpretar que se trata de un nostálgico del 68 que estuvo a punto de escribir proybydo no proybyr, pero que le pudieron los tiempos! 🙂

    tal vez el significado sea el directo, y se trate de alguien que quiera impedir que la gente quede en paro…

    • Isabel 21 abril, 2012 at 9:20 #

      Goio, y yo pregunto, ¿cómo impedimos que la gente se quede en el paro? ¿tal vez consiguiendo que no se quede “parada”? Quienes trabajamos “por cuenta propia” (la expresión se las trae) tenemos que guiarnos por un lema: “haz las cosas bien que el dinero será la consecuencia”.

      En fin… mejor dejar esta parte para otra deliciosa sobremesa 🙂

  6. Gonzalo Martín 28 abril, 2012 at 13:02 #

    Crisis… ¿qué crisis? Yo no recuerdo otra cosa en toda mi vida.

    • Isabel 29 abril, 2012 at 17:58 #

      Eso digo yo. Será que no nos colocamos en el bando adecuado… 🙂

Trackbacks/Pingbacks

  1. Prohibiciones y leyendas | IG - 20 abril, 2012

    […] Publicación original: enPalabras […]

  2. ¿Tareas simples? ¿Decisiones complejas? | enPalabras - 25 junio, 2012

    […] Intentar re-crearse en el imaginario de los “simple” es un recurso tan cómodo como inútil pero, sobre todo, un indicador del grado de inmadurez, personal y social, que no nos gusta reconocer. Y no están los tiempos para tonterías, definitivamente debería estar prohybydo divaguear. […]

  3. ¿Tareas simples? ¿Decisiones complejas? | IG - 25 junio, 2012

    […] Intentar re-crearse en el imaginario de los “simple” es un recurso tan cómodo como inútil pero, sobre todo, un indicador del grado de inmadurez, personal y social, que no nos gusta reconocer. Y no están los tiempos para tonterías, definitivamente debería estar prohybydo divaguear. […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies