En la media distancia… [casi real]

Por suerte no venían coches detrás porque casi había parado en medio de la curva para capturar el instante. Sabía que era una mala costumbre,  que un día se podía llevar un disgusto pero es que tanta coherencia… A veces necesitaba aventurarse en lo prohibido para rescatar la magia que se filtraba por las rendijas. En el fondo, ¿no consistía en eso la vida?

La foto no estaba mal pero la luz había perdido fuerza y ahora los edificios captaban su atención como si un coro de voces proyectara deseos y sueños. Tal vez si escuchaba con atención…

El verano iniciaba su recta final cuando la volvió a encontrar. La había buscado más de una vez pero le aburría jugar al escondite con las carpetas provisionales llenas de fotos que siempre iban a ser organizadas «sin falta» el fin de semana.

Pero ahí estaba y ahora, al verla en grande en la pantalla, supo que no era la luz ni las voces imaginadas lo que la mantenía en su recuerdo. Sonrió mirando la barandilla al darse cuenta que estaba en la media distancia exacta que le gustaba mantener con el resto del mundo.

,

18 Responses to En la media distancia… [casi real]

  1. Carla 26 agosto, 2011 at 9:15 #

    Sólo puedo decir una cosa: genial.
    Me gusta esta nueva vertiente…

    • Isabel 26 agosto, 2011 at 11:58 #

      Me asaltan en medio de tanta seriedad… y yo las dejo 🙂
      Gracias Carla. Un abrazo!

  2. cumClavis 26 agosto, 2011 at 10:01 #

    Otros en cambio, nos manejamos mejor en las distancias cortas… 😉
    Muy bueno Isabel!

    • Isabel 26 agosto, 2011 at 12:00 #

      Un talento, el que tú tienes, que siempre he admirado. Es bueno, permite combinar habilidades 😉
      Qué bien que ya sale tu foto! Da más sensación de conversación…

      Gracias Manel. Un abrazo!

  3. Tamara 26 agosto, 2011 at 10:03 #

    Hacía tiempo que no paseaba por aquí. ¡Qué cambio!…pero me gusta. Eso sí, la media distancia da perspectiva pero … ¿no se pierden también los detalles? 🙂

    • Isabel 26 agosto, 2011 at 12:05 #

      Mi viguesa preferida! Ya ves por qué no he hecho ruta por el sur en vacaciones 🙂

      ¿Los detalles? ¿A cuales te refieres? Los que de verdad cuentan no se me suelen escapar. La media distancia te permite ver lo suficiente para moverte cuando merece la pena 😉

      Gracias Tamara. Un abrazo!

  4. arati 26 agosto, 2011 at 10:42 #

    Precioso post, un placer pasar por aquí.

    • Isabel 26 agosto, 2011 at 12:10 #

      Hola Judith.
      Muchas gracias, aunque creo que más disfruté yo acompañándote en tu soledad amueblada.
      Un abrazo! 🙂

  5. Juana 26 agosto, 2011 at 12:13 #

    A media distancia, ahí me quedo con cierta frecuencia, pero …. no es mi «espacio» ¿será por eso que soy tan miope? …. para tener que acercarme ….

    Me gustan las lecturas que remueven mis cimientos …. ¡gracias!

    • Isabel 26 agosto, 2011 at 12:20 #

      La naturaleza es sabia… 🙂

      En cambio a mí la media distancia me permite equilibrar mejor los dos lados del cerebro. En la distancia muy corta me pierde la pasión y hay que dosificarse.

      Muchas gracias Juana. Me encantan tus comentarios!. Un abrazo!

  6. Daniel 26 agosto, 2011 at 18:04 #

    Redondo, Isabel, redondo. Quitaría el «En el fondo, ¿no consistía en eso la vida?», pero por gusto personal, me parece una frase muy usada. Y es genial que con la palabra «rendijas» estás dando un indicio del final: «barandilla», tanto del significado real como el metafórico. «Coro de voces», «escuchaba», anudado con carpetas provisionales en mi inconsciente, no sé por qué. Todo muy bien hilado. Redondo. Me encanta. Un saludo!

    • Isabel 26 agosto, 2011 at 19:56 #

      Impaciente estaba yo esperando el comentario de mi tutor! Lo he vuelto a leer fijándome en el sentido metafórico que dices y… de verdad… no es mérito mío, es pura intuición. Sea como sea ahora estoy ^_^

      Cada vez me gustan más estas fugas mentales y con lo que me dices, aún me animan más.

      Muchas gracias Daniel!!! 🙂

      Por cierto, me gusta tu recomendación, no añade mucho. Tomo nota.

  7. Ernesto 26 agosto, 2011 at 19:07 #

    Eres una esclava de la luz, los matices, los tonos. Es una esclavitud que nos hace más libres. Pero…cuidado con las curvas.

    • Isabel 26 agosto, 2011 at 20:11 #

      Es cierto Ernesto, y con los años cada vez más. Pero… ¿cómo renunciar a tanta belleza que nos regala la Vida? Y con el otoño anunciándose, imposible no rendirse al juego de matices de los atardeceres…

      Lo de las curvas… ejem… bueno… razón no te falta.

      Muchas gracias! Un abrazo! 🙂

Trackbacks/Pingbacks

  1. En la media distancia… [casi real] | IG - 25 agosto, 2011

    […] Publicación original: enPalabras […]

  2. A propósito del meme… | enPalabras - 18 mayo, 2012

    […] recordaba: que el síndrome de adaptación espacial forma parte de mi esencia (tal vez por eso la media distancia) y que el próximo lunes hace cuatro años que empecé a escribir en este blog intentando descifrar […]

  3. Los heroicos pececillos de Brecht | enPalabras - 9 noviembre, 2012

    […] que esa interiorización viene la media distancia o el distanciamiento deliberado al que suelo aludir, como recordándome la necesidad de tener […]

  4. Los heroicos pececillos de Brecht | IG - 9 noviembre, 2012

    […] que de esa interiorización viene la media distancia o el distanciamiento deliberado al que suelo aludir, como recordándome la necesidad de tener […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies