Todos desempeñamos… ¿un papel?

TodosDesempleñamosUnPapel

¿Sabio en un mundo de listos?

Al amparo de tanta obviedad argumentada, cuesta deshacer entuertos. Pura lógica que tranquiliza ánimos e impide desperezar conciencias, ansiedad de innovación tan llena de expectativas como de entelequias.

Pero quizá lo que está en juego no es la originalidad, sino la verdad:

Y si todos vamos repitiendo, con mayor o menor convicción, que uno de nuestros retos principales es aprender a aprender (y a desaprender), también es bueno que alguna vez nos preguntemos qué. A lo mejor resulta que deberíamos partir de la asunción de que aprender y vivir son sinónimos. Porque vivir es conocer, hacer, convivir y ser. Por eso quizá sería bueno preguntarnos si nuestros procesos de aprendizaje son capaces de integrar estas cuatro dimensiones de la vida.

Resulta incoherente la forma en que asumimos esta estresante multiplicidad de roles sin cuestionarnos los supuestos en los que se apoyan. Estrechez de miras que a nadie beneficia, ni siquiera a esa minoría que abusa de arcaicos  privilegios que nos llevan a donde sabemos pero no queremos ver.

Pero claro, como «proyectamos desde el olvido», quien va a querer ser sabio en un mundo de listos…

En esa aplastante elegancia del poder y el orden establecido pensaba viendo este fragmento de Downton Abbey

, , , , , ,

9 Responses to Todos desempeñamos… ¿un papel?

  1. Daniel 14 julio, 2011 at 10:51 #

    Un canto a la sencillez: conozco a tanta gente feliz desempeñando su papel, simplemente haciendo eso, frente a la «estresante multiplicidad de roles». Pero, ¿qué ocurre cuando queremos explorar más facetas de nuestra personalidad? ¿Y cuándo los prejuicios conducen a que los superiores únicamente vean que desempeñamos UN papel, un solo papel, cuando potencialemente podríamos hacer más? Es una propuesta lógica y razonable, pero difícil de practicar: nadie se escapa de ser, a la vez, hijo, lector, abogado, padre, nieto, amigo, primo, cliente, paciente… por poner un ejemplo. No sé si van por ahí los tiros. Un saludo.
    Exquisito, Downtown Abbey

  2. Isabel 14 julio, 2011 at 17:20 #

    Daniel, es cierto, todo en Downtown Abbey resulta exquisito. Sobre todo, lo que más me gusta, es la brillantez de los silencios perfectamente conectada con la sobriedad y la contención en el gesto (de quien habla y de quien escucha). Me apasiona!

    Respecto a lo de desempeñar un papel, está por un lado el conflicto de roles y por otro algo más en el inicio que es el “papel central” en torno al que vamos colgando todos esos roles que toca ir asumiendo. Creo que hay demasiados casos en los que esos inicios (que nos vienen impuestos) conllevan un papel que no elegiríamos, así es que el desarrollo vital se convierte en un traspiés continuado, en una suma de parches.

    Pero también está la rigidez como concepto global. Evolucionamos tarde, mal y a rastro. Cuesta mucho cambiar los esquemas sociales y las barreras. Esta perspectiva yo la disfruté mucho con Mad Men, ese todo que parece inamovible en el que se van filtrando pequeños matices que hacen que finalmente algunos tópicos vayan cayendo. Nunca es un cambio desde lo teórico, la memoria social se acumula y, simplemente, de repente ocurre. Con la perspectiva del tiempo es fácil de analizar pero vivirlo es una putada. ¿En cuantos arcaísmos que no vemos estaremos anclados en este momento? Digo los que no vemos, porque otros son tan obvios como antiguos 😉

  3. Carla 15 julio, 2011 at 13:12 #

    Vivir es aprender. Y yo vivo rodeada de muertos..

  4. cumclavis 15 julio, 2011 at 13:29 #

    Muy bien escogida esta escena del conjunto de escenas que nos ofrece esa magnífica serie. Cómo un rol cifra su significado en función de la necesidad de generar otro. Un mundo inventado a base de interdependencias…, ¿qué otra forma tendríamos de aceptarlo si no fuera en un entorno británicamente exquisito?
    A mí me llamó la atención la profesionalidad del mayordomo el cual pide, en un momento, que le despidan por haber faltado a la confianza del Lord al haber hurtado fruta.. Me pregunté cual era el mecanismo para desarrollar en nuestros puestos de trabajo esta ética y compromiso profesional….

  5. Isabel 15 julio, 2011 at 18:07 #

    Carla, esa es la cuestión… ¡que tú vives!
    😉 🙂

  6. Isabel 15 julio, 2011 at 19:15 #

    Es cierto Manel, es exquisita. Dice más esta escena, y muchas otras, que cualquier sesuda explicación teórica. Bueno, no es que diga más, se capta con mayor facilidad.

    Lo que me gusta es tu enfoque. Mientras yo pienso en como desmontar esa base de interdependencias y necesidades creadas y asumidas, tú le das le das la vuelta preguntándote por el mecanismo para desarrollar la ética y el compromiso profesional. Podríamos hacer equipo porque desmontar sin tener la alternativa para volver a construir no sirve de nada. Habrá que considerar seriamente esta posibilidad de trabajo conjunto.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Todos desempeñamos… ¿un papel? | IG - 14 julio, 2011

    […] Publicación original: enPalabras […]

  2. ¿Te acuerdas de…? | enPalabras - 31 octubre, 2012

    […] convertirse en la interpretación de una realidad más amplia en la que necesitamos ubicarnos para representar nuestro papel porque vivir es conocer, hacer, convivir y ser, por eso quizá sería bueno preguntarnos si […]

  3. ¿Te acuerdas de…? | IG - 31 octubre, 2012

    […] convertirse en la interpretación de una realidad más amplia en la que necesitamos ubicarnos para representar nuestro papel […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies