Talleres de Iniciativas Emprendedoras para centros de F.P.

Lo que aprendimos «haciendo»

En 2008 aún seguíamos sin querer ver la que teníamos encima y la pesadilla de recortes en la administración ni siquiera asomaba el hocico, pero la moda del fomento de la cultura emprendedora ya había calado. De hecho, la mayor parte de los organismos desarrollaban alguna iniciativa en ese sentido.

En verano de ese año alguien que nos conocía por nuestro enfoque «poco convencional» en los proyectos, nos llamó para hablar de los Talleres de Iniciativas Empresariales que, promovidos desde el Centro de Emprego del Ayuntamiento de A Coruña, se impartían a los centros de FP.

Como suele ocurrir, no es que buscaran mejoras, sino que el descontento generalizado en los centros obligaba a cambiar. Y no me extraña. Se les entregaba un manual con áspera teoría (puro copy-past) que alguien recitaba en tono y actitud monocorde durante hora y media sobre estos «atractivos» temas: Fiscalidad, Contabilidad, Financiación, Formas jurídicas, Ayudas y subvenciones, Marketing, Contratos, Nóminas, Gestión de Personal y Franquicias.

 El escenario presentaba poca opción a mejoras significativas porque:

  1. No tenía relación con la materia que estudiaban e iban dirigidos a una gran variedad de ramas de estudios: restauración, animación de actividades físicas, audioprótesis, Imagen, Sonido, Auxiliar de enfermería, Documentación sanitaria, Integración social, Animación sociocultural…
  2. Diversidad de edades, horarios (también nocturnos) y tamaño de los grupos (de 8 a 28)
  3. Absoluta falta de interés: La FP sigue siendo la hermana pobre de la educación reglada (y a veces la última opción tras el fracaso) y el enfoque del alumnado de FP es el de entrada directa al mercado de trabajo… por cuenta ajena
  4. Los talleres se impartían dentro de una asignatura postiza, sensación que afecta tanto quien la imparten como a quienes la «padecen».

Otros dos condicionantes importantes eran el tener que retomar un programa cerrado, con lo que apenas había margen para cambios, y un presupuesto que tampoco daba para florituras. Tal vez por eso nos pareció un reto doblemente interesante ya que se trataba de innovar sin recursos extra y trasladar nuestro enfoque de trabajo habitual con empresas y organizaciones a la educación.

Tras las receptividad inicial del personal responsable, nos embarcamos en la ilusionante tarea de diseñar nuestra propuesta para reconvertir lo que claramente percibíamos como una «tortura» en una «oportunidad» de provocar nuevas perspectivas. Tenía que ser «divertido» y percibido como algo cercano para que la posibilidad de poner en marcha una iniciativa empresarial se hiciera un hueco en sus posibilidades de futuro. O al menos que no la descartaran. Así fueron tomando vida Ana y Luis que desde su apatía ante el incierto futuro terminaron siendo los promotores de la exitosa Camisetas S.A.

Disfrutamos preparando la historia, las dinámicas de grupo, los vídeos, las preguntas, los cuestionarios de evaluación del jurado, la puesta en escena… Disfrutamos impartiéndolos y retroalimentándonos con las reacciones y con el entusiasmo del profesorado. Conseguimos incluso reconvertir las «finanzas» y la «contabilidad» en conceptos naturales y asimilables.

En cada curso se impartían los talleres solicitados por el profesorado, así que los verdaderos receptores no tenían posibilidad de elección. En algún caso en que la reacción inicial no fue precisamente de colaboración, llegamos a tener hasta cuatro y en el último nos preguntaban «¿pero ya no volvéis más?». Aunque también hubo quien consideró nuestro estilo un poco «agresivo» (movíamos mesas, estimulábamos el debate y la autoevaluación…) el resultado de los cuestionarios que pasaba el Centro de Emprego no ofrecían dudas: el entusiasmo y el «me abre nuevas perspectivas» ganó por goleada.

Por nuestra parte, la experiencia fue agotadora (mas de 30 talleres en pocos meses) pero absolutamente enriquecedora ya que nos dio la oportunidad de «aprender haciendo», eso que tanto se repite ahora pero no parece asentarse en los acomodados esquemas socioeducativos. Ni en la empresa. Nos quedó pena de no haber grabado alguna sesión, pero hace tres años no era tan habitual. Aunque igual tampoco nos lo hubieran permitido, el secretismo está demasiado anclado en nuestros genes.

Me había quedado con ganas de poner en palabras mis impresiones (los informes entregados son otra cosa) pero intenciones y tiempo no suelen ir en paralelo. Han pasado tres años y pienso en lo poco que hemos avanzado en algunas cuestiones y ahora, que los recursos son proporcionalmente inversos a la necesidad de resultados, es urgente que reconvirtamos el desorientado clamor por evolucionar hacia una sociedad emprendedora en un encuentro discursivo convincente y eficaz.

Ilusionada con un par de proyectos en los que estamos trabajando, he repasado el planteamiento y los materiales de aquellos talleres y sentí la necesidad de ordenar al fin aquellas impresiones. Y creo también que voy a ir aprendiendo de las buenas recomendaciones en vez de dejar que lo bueno se pierda en carpetas cuyo criterio de archivo no responde, con el paso del tiempo, a los conceptos de valor y utilidad.

A pesar de los grandes cambios que se están dando en la economía y el concepto de empresa, creo que la historia de Ana y Luis resiste el paso del tiempo.

Este era el punto de partida sobre el que trabajaba el tema de cada taller. Al final, leíamos la resolución del caso y lo comparábamos sus resultados. Este era el de marketing y franquicias. Lo cierto, es que llegaban a conclusiones francamente buenas en todos. A ver si somos capaces de averiguar dónde se nos pierde todo este impulso y este sentido común.

, , ,

16 Responses to Talleres de Iniciativas Emprendedoras para centros de F.P.

  1. Manel 10 junio, 2011 at 14:47 #

    Me has hecho pensar en la experiencia del SEFED, un programa formativo, que ya existía por los 80, en el que se forma a personas en administración y gestión empresarial mediante un simulador de empresas. Esto es, una empresa con sus mesas, sillas, ordenadores etc., que a partir de una actividad ficticia llevada a cabo con empresas clientes o proveedoras del mismo tipo [y de diversos puntos de Europa] permitía, a un alumno circular por distintos puestos de trabajo aprendiendo “haciendo” a desarrollar sus funciones. En estos programas, los profes representaban el papel de jefe de departamento, daban instrucciones y supervisaban trabajos…Nada, me ha venido en mente pensando en lo rígidas que pueden llegar a ser ciertas metodologías, justamente éstas que vosotros remontasteis con este magnífico caso de Ana y Luís, una forma de iluminar ciertos conceptos que no han de ser necesariamente áridos y que, combinados con estas dinámicas que implantasteis, consiguen resultados muy buenos, tanto a nivel de aprendizaje como a nivel de orientación y seguridad de la persona.
    Gracias por compartir Isabel.

  2. Isabel 10 junio, 2011 at 17:54 #

    Manel, yo también recuerdo estas experiencias en simulación, en mi caso con la Escuela de Negocios Caixanova. Lo que no me había parado a pensar es que fueron en los 80… Vaya, que hace dos días.

    Los talleres en los centros de FP fueron una experiencia muy sorprendente y de alguna manera, supusieron un punto de inflexión en muchos de mis enfoques de trabajo, incluso quizá el germen de alguno de los planteamientos que, superada la inercia del día a día y de los proyectos en curso, ahora empiezan a sobresalir en mi evolución profesional y personal (o viceversa, no sé).

    Una de las cosas que más me gustó fue el grado de exigencia del alumnado, su falta de prejuicios para colaborar si les gustaba pero también para dejarte clara su opinión cuando no era así. Y la avidez con que re-interpretaban lo aprendido, que no lo enseñado. La frescura de la juventud, que no se atiene, por suerte, a prejuicios y cortesías encorsetadas.

    Supongo que para ti, acostumbrado a trabajar con el lado más humano de las organizaciones, no será tan sorprendente. De hecho, el tiempo transcurrido junto con las lecturas en tu blog me permite comprender mejor lo que en su momento fueron más bien percepciones no razonadas.

    Como ves, tu comentario me hace seguir pensando. Gracias Manel…

  3. Goio Borge 11 junio, 2011 at 18:52 #

    Me ha parecido un trabajo estupendo, y entiendo por tus palabras que fue un acierto en el modo de acercamiento a la gente de los talleres, lo que creo se puede intuir bien por el tono empleado. Veo talento educador, además. ¿Habéis hecho algo de seguimiento, o habéis tenido alguna respuesta más pasado este tiempo? ¿Gente de los talleres que haya emprendido, a la que las actividades les hayan resultado cruciales para lanzarse al mundo?

  4. Isabel 12 junio, 2011 at 7:26 #

    Goio, reconozco que me gusta compartir lo que voy sabiendo y que me resulta muy estimulante la capacidad de cuestionar de la gente joven. Siempre pensé que ese debería haber sido mi enfoque profesional, pero también es cierto no deja de ser una idealización de lo que luego te permite el sistema, y no sé cómo soportaría yo las rígidas estructuras.

    Mantuvimos el contacto con parte del profesorado. Incluso alguno que al principio nos recibió con «escaso” interés, pasó a ser uno de nuestros mejores colaboradores. Con el alumnado es difícil seguir en contacto porque los centros no te facilitan datos. Incluso eran bastante reacios a que dejáramos los nuestros (eran «sus talleres» y tenían que centralizarlo todo). Dudo que los propios centros hagan ningún tipo de seguimiento de nada.

    El curso siguiente empezaron los recortes de presupuesto en la administración así que los vino muy bien que otro organismo (autonómico) empezara con su oferta de cursos y talleres «gratis» (dineros oficiales, en fin) y siguieron por ahí. Lo curioso es que este año he coincidido en otros foros con el responsable de formación de este organismo autonómico y hemos desarrollado una estupenda afinidad en estos temas y, en algún momento, nos pondremos a hablar del diseño de posibilidades y actuaciones. Es algo que nos apetece.

    También es verdad que cuando impartimos los talleres yo andaba en muchos «fregaos» institucionales y terminé muy agotada, así que la experiencia quedó anotada en mi mente como una excepción más que como una posibilidad. Pero la vida tiene más círculos de lo que nos parece. Cuando ahora está en primera línea de mis reflexiones, supongo que por algo será. Ando razonando la intuición.

    Ya ves Goio, dos «simples» preguntas tuyas que me han hecho enrollarme cuatro párrafos 🙂

Trackbacks/Pingbacks

  1. Foro Empresa en Igualdade | enPalabras | consultoría - 11 diciembre, 2008

    […] de emprego del Concello de A Coruña, el mismo para el que habíamos diseñado e impartido los talleres de iniciativas empresariales para centros de […]

  2. Foro Empresa en Igualdade : enIgualdade - 11 diciembre, 2008

    […] de emprego del Concello de A Coruña, el mismo para el que habíamos diseñado e impartido los talleres de iniciativas empresariales para centros de […]

  3. Foro Empresa en Igualdade | IG | In-formación - 11 diciembre, 2008

    […] de emprego del Concello de A Coruña, el mismo para el que habíamos diseñado e impartido los talleres de iniciativas empresariales para centros de […]

  4. Talleres de Iniciativas Emprendedoras para centros de F.P. | IG - 10 junio, 2011

    […] View more documents from enPalabras Publicación original: enPalabras […]

  5. Talleres de Iniciativas Emprendedoras para centros de F.P. : enIgualdade - 10 junio, 2011

    […] Publicación original: enPalabras […]

  6. Talleres de Iniciativas Emprendedoras para centros de F.P. | Información Galicia - 10 junio, 2011

    […] View more documents from enPalabras Publicación original: enPalabras […]

  7. Consultoría interna | enPalabras - 25 enero, 2012

    […] haciendo es establecer una metodología clara para sacar el máximo partido sobre este continuo aprender haciendo que no debe quedar reducido a la experiencia que lo […]

  8. Inquietud horaria | enPalabras - 15 febrero, 2012

    […] Cierto, el hilo argumental parece no sobrepasar la retórica que envuelve a nuestra desquiciada sociedad pero casi empiezo a imaginarme algunas historias. […]

  9. Dar la charla | enPalabras - 9 mayo, 2012

    […] pasado algún tiempo, y mucha crisis, desde los talleres  para FP con los que tanto habíamos aprendido haciendo así que la propuesta de Enrique Gómez para participar en el Programa Conecta me pareció […]

  10. Emprendimiento, empleabilidad, empresarialidad: 3E | Información Galicia - 9 mayo, 2012

    […] pasado algún tiempo, y mucha crisis, desde los talleres para FP con los que tanto habíamos aprendido haciendo así que la propuesta de Enrique Gómez para participar en el Programa Conecta me pareció […]

  11. Simplifica: Hacer, comunicar y modelo de negocio | enPalabras - 7 junio, 2013

    […] como un buen concepto de colaboración y liderazgo, como el ejemplo de Goretex que explicábamos en los talleres: “La gente vota con los […]

  12. Simplifica: Hacer, comunicar y modelo de negocio | IG - 7 junio, 2013

    […] o un buen concepto de colaboración y liderazgo, como el ejemplo de Goretex que explicábamos en los talleres: “La gente vota con los […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies