SOS en Clave Urbana

Espacio y tiempo

No recuerdo esta sensación de verano en junio, no aquí, donde la brisa atlántica permite caminar al margen de tópicos y saturaciones.

Este año la noche de San Juan ha venido confundida, como arrastrando el cansancio extra de estos tiempos complicados que aún no parecen tener enfoque. Hay exceso de verano y falta alegría.

Con arcaicas estructuras vacacionales dominándonos en lo público y en lo privado, será cuestión de activar resortes para mantener el dinamismo por encima de la sofocante quietud urbana en la que espacio y tiempo parecen descompensados. Tibio equilibrio urbanita que nos hace pasar de puntillas por calles y personas. Mágico instinto de supervivencia que construye sueños de gris-cemento que semejan paisajes.

Sin embargo las calles hablan. Los espacios vuelven a conversar conmigo y me saludan porque llevaba tiempo sin vivirlos, siempre de paso, siempre con la mente en otro lado… Las pequeñas historias vuelven a adueñarse de mis sentidos.

Siento que necesito reconstruir mi propia ciudad y mi paisaje en secuencias renovadas, con ojos antiguos y mirada nueva. ¿Que «yo» guiaba mis otras vidas? ¿Qué música arrullaba mis esperanzas?

Y aquí estoy, al fin sola, evocando el paréntesis de brisa fresca y matices dorados que alejará el verano de las calles mientras me escapo a caminar descalza por una playa vacía y limpia. Entonces, el mar recuperará su silencio blanco.

, ,

7 Responses to SOS en Clave Urbana

  1. manel 26 junio, 2011 at 14:42 #

    Qué bonita expresión te ha salido con ese “exceso de verano”…es muy posible que esa percepción calurosa de la ciudad la tengas porque no eres el objeto de la frescura que tu presencia y mente ágil causa en los demás. Has de hacerte con un espejo y solucionar eso ya! 🙂

    Un saludo desde este Mediterráneo incandescente también…[¿podrías abanicar un poco más fuerte? :)]

  2. Goio Borge 26 junio, 2011 at 15:50 #

    Por una playa vacía bien que suspiraría hoy, en lugar de como ayer tener que acercarse a las nueve de la noche. Hoy es que hasta me ha dado cosa encender el ordenador sólo de pensar en aparatos eléctricos soltando calor, argh!

  3. Isabel 26 junio, 2011 at 16:51 #

    Manel, hay comentarios tuyos que ganas me dan de imprimirlos y ponerlos al lado de la pantalla para que iluminen esos momentos en los que una reniega de sí misma. Creo que eso sería mejor que el espejo. 🙂

    Presiento que tú también abanicas porque por aquí se notan ciertas influencias mediterráneas 😉

  4. Isabel 26 junio, 2011 at 17:02 #

    Goio, pues menos mal los que tenemos playa! En esta pequeña divagación veraniega nos hemos juntado tres mares distintos y un solo calor verdadero (que trinitario, ¿te fijas?)

    Y conste que a mi eso de ir a la playa a última hora me encanta y no sólo porque hay menos gente. Durante años mis padres tuvieron una casa en Miño con lo que nos podíamos permitir ese «lujo» de bajar toalla en mano a última hora, cuando la arena retomaba su protagonismo, y era delicioso. El atardecer dejaba el rastro del sol en el agua y tengo grabada la deliciosa sensación de ir nadando por ese camino de luz.

    Yo lo que tengo que aprender es a ser una empresaria de verdad para tener mi propia playa e invitar sólo a los amigos. Eso sí, con wifi para podernos comentar en los respectivos blogs disfrutando de la brisa del mar 😉

  5. Daniel 27 junio, 2011 at 10:43 #

    Pues lo único que yo os puedo contar es como el trigo amarillea en un mar dorado de olas que no mojan, con el crujido de las chicharras salpicando. Castilla en agosto es igual que en febrero: un mar de nada. Por eso disfruto tanto en Madrid, cruzando pasos de cebra sin tener que mirar a los lados. Ventajas de las arcaicas estructuras vacacionales. ¿Me puedo apuntar a esa playa con wifi?
    Un abrazo.

  6. Isabel 27 junio, 2011 at 11:42 #

    Pero… Daniel… ¿cómo ibas a faltar tú? ¿Qué clase de fiesta de fantasmas podríamos hacer entonces? Aunque ten en cuenta que tengo mucho que poner al día con lecturas pendientes 😉

    Voy a tener que apurarme porque el plan suena bien: vaguear, nadar, leer, bloquear… aderezado con buena conversación, fiesta… y lo que se tercie!

Trackbacks/Pingbacks

  1. SOS en Clave Urbana | IG - 26 junio, 2011

    […] Publicación original: enPalabras […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies