La semántica sí importa

Cuéntame tu historia

Todos tenemos historia, pero no necesariamente «una historia». Hay quien se empeña en mostrar innumerables fotos, casi todas con paisajes similares, y quien observa, pregunta y escucha.

Con las definiciones bajo mínimos entre la prisa y el olvido, decir que hay estéticas que enamoran, puede parecer superficial, pero sólo a quien no quiere ver más allá de la superficie. Entre la mera sucesión de hechos y construir un relato hay la misma diferencia que entre encadenar secuencias y circunstancias o elaborar un contexto. Los enlaces, los espacios intermedios y las pequeñas grandes cosas SON importantes.

Es en los vacíos y en las ausencias donde elaboramos el relato propio a raíz del que poder construir. Y es esa historia construida la clave para dibujar futuros y posibilidades. En todo esto pensaba mientras leía ayer el Termómetro de la inversión en Startups en España 2011. Un sobrio y bien enfocado informe elaborado por Ready4Ventures, innovadora plataforma que parece estar dando pasos adecuados en el acercamiento discursivo al que tantas veces me refiero.

Para empezar, me gusta la muestra escogida para el estudio ya que las encuestas han sido diseñadas y enviadas expresamente a responsables de proyectos empresariales en fase de búsqueda de financiación y a inversores de diferentes perfiles. Es decir, no es un «mensaje al viento».

Con un juego de perspectivas y variables «enfocadas», destaca algunas cuestiones interesantes como el hecho de que la mayor parte de los emprendedores no corresponden al segmento de «recién licenciados» que emprenden por no encontrar trabajo. Resulta que el principal motivo es el autoempleo:

Teniendo en cuenta que son emprendedores con más de un proyecto, se puede discernir que consideran el emprendimiento en serie como una forma de carrera profesional.

Si bien la mayor parte de los proyectos (72%) se siguen financiando con ahorros propios y apoyo familiar, más de la mitad (58%) espera solicitar financiación por parte de la inversión privada, a pesar de que la opinión generalizada es que el número de inversores y la disposición de fondos se reducirá durante este año y el siguiente.

Y tenemos por el otro lado a los inversores. El 42% de los entrevistados, partiendo de su propia experiencia y fracasos incluidos, cuentan con el incremento de disponibilidad de fondos para invertir en 2011 y 2012. Y el 55% espera que el número de inversiones crezca durante ese período.  Es dedir…

desde la pespectiva de la inversión, se considera que la calidad de los proyectos y los equipos ha mejorado.

Es esta paradoja la que me interesa, la del encuentro de percepciones que, en el fondo, no empiezan en los números sino en las historias personales, que han de ser contadas y entrelazadas para que ese aumento en la confiabilidad de los proyectos se materialice en optimismo y desarrollo.

Otro dato que anima es  la edad media de estas personas emprendedoras (entre 31 y 45 años), y el tiempo que llevan desarrollando la actividad (más de 5 años), que nos indica que no se trata de salidas desesperadas a la crisis: hay materia prima, vocación y, sobre todo, pasión.

Un aspecto a destacar es la percepción sobre la innovación así, los proyectos tecnológicos acaparan el interés inversor en línea con la corriente de «innovación», dado que la innovación tecnológica es sencilla de percibir. Es comprensible, teniendo en cuenta la influencia de los éxitos en compañías TIC americanas, con sus rápidos análisis y retornos de inversión a corto plazo. Pero se diría que falta algo.

Por un lado, la recuperación y reconversión del interés inversor y, por otro, los efectos encadenados que todo avance produce. Efectos colaterales que también pueden ser positivos. Si en el discurso de la acividad emprendedora sólo se pone en acento en lo innovador y en la tecnología, quizá estamos olvidando que estos éxitos traen de la mano la renovación de otros sectores más tradicionales que volverán a ser necesarios para dar soporte. Porque lo aburrido también puede ser bello… y rentable. Apto incluso para quien puede, y quiere, seguir teniendo una participación activa en el desarrollo económico y social.

Lo nuevo también está en el día a día, y contar «tu historia» no tiene que referirse al pasado, sino al futuro que contribuyes a dibujar.


Mad Men: Cambiando la realidad por enpalabras

– Lo he hecho todo excepto acabar el informe. Resulta que la hipótesis fue rechazada. Yo recomiendo una estrategia que vincule la crema Ponds al matrimonio. Una promesa encubierta…

Vuelta al año 25… No voy a hacer eso así que, ¿qué le decimos al cliente?

No puedo cambiar la realidad

¿Cómo sabes que es la realidad? Si la idea es nueva aún no la conocen y, obviamente, no la consideran una opción. Emite mi campaña durante un año, reúnelas y verás como aparece.

– Bueno, lo he probado todo, dije rutina, probé con ritual, sólo quieren un marido, estabas presente, lee la transcripción.

No puedes predecir un comportamiento basándote en el comportamiento pasado.

– Por qué eres tan reacio. ¿Crees que nunca me han dicho eso?

Porque vienes y urgas en la cabeza de los demás y la gente empieza a hablar: bla, bla, bla, bla, bla… para que les escuchen. Y, ¿sabes? No sólo no tiene nada que ver con mi trabajo, ¡no es asunto de nadie!

, , ,

8 Responses to La semántica sí importa

  1. Goio Borge 22 junio, 2011 at 22:12 #

    El tema central del post me toca bastante de lleno, aunque yo no esté en la definición de emprendedor (o, antes de que me lo digas, de monetizador) por eso de trabajar por cuenta ajena -qué expresión tan fea…

    Así que antes de tal vez decir algo de ello, me voy a quedar con un toque pop de uno de las cosas que dices, sobre las pequeñas grandes cosas, y es la referencia del bushido que dice algo así como que en la vida hay que tomarse las grandes cosas con ligereza y las pequeñas cosas con seriedad. Bueno, es pop porque siempre la recuerdo de la película de jim jarmusch, ghost dog

    Más en lo profesional, no hace nada y hablando de gestión de proyectos, nos explicaba un consultor que al planificar, si quieres dejar algo para más tarde, tengas mucho cuidado: posiblemente eso a lo que no quieres dar importancia sea la piedra en el zapato que te acompañe meses o años en tu proyecto (o en tu vida, si nos ponemos). La frase que lo resumía era: the devil remains in the details.

    Yo soy muy consciente de mi abrumadora falta de formación en la búsqueda de inversión (que no subvención). En la necesidad que tenemos los técnicos de saber un marketing que consiga ilusionar a los business angels esos. Actualmente lo creo un problema severo, que entronca con aquello que enlazaste (creo) sobre la visión del señor de google que decía que en España el capital riesgo no merecia ninguna de las palabras que lo definían.

    Es parte de lo que me hace admirar a los emprendedores que lo intentan. Y cuando les veo tan jóvenes en algunos casos me pasma sobremanera. Si hicieran otra actividad, serían ‘orson welles’ de lo suyo, me temo.

    salud
    (prometo intentar hacer respuestas más cortas que las entradas!)

    • Isabel Iglesias 23 junio, 2011 at 8:32 #

      Goio, completamente de acuerdo con lo que os decía el consultor, es cierto, el diablo está en los detalles. Yo tengo obsesión también con eso, y con los eslabones. Soy muy de la TOC (teoría de las limitaciones) en eso, no es el peso de la cadena lo que debemos proteger (las mejoras locales) sino su resistencia (el optimo local es reforzar el punto más débil y eso son los eslabones y los detalles).

      Sobre los temas de financiación (que no subvenciones aunque se aproveche alguna) yo estoy aprendiendo mucho, pero todo está en transformación en línea con la situación que estamos viviendo que pide una urgente transformación de las vías tradicionales. De hecho por eso me resultó tan estimulante la conversación con Antonio Fernández. En este tema ando trabajando muy en serio. Todo lo que pueda compartir, ya sabes…

      Ni te preocupes por la extensión, ¡todo lo contrario!. De hecho siempre “obligas” a aprender más cosas, que paso a incorporar de forma inmediata. Soy muy esponja yo.

      Por cierto, me dicen que el vídeo no se ve y es una pena. Voy a tratar de subirlo a otra cuenta.

      Muchas gracias! 🙂

  2. Manel 23 junio, 2011 at 14:09 #

    Me gusta la idea de que la realidad es maleable en función de las opciones que nos atrevamos a dibujar y las ofrezcamos como una opción más a aquel público objetivo que queramos que decida [Mad Med University]

    ¿Es este el principio de fondo que se halla en el trabajo que lleváis a cabo profesionales como A. Fernández y tú? En el caso de que sea así, ¿cómo se articula? ¿Cómo se hace visible para los candidatos de una y de otra parte? Es decir, ¿cuál es el escenario donde se favorecen estos cambios de realidad? ¿ No es todavía muy desconocida esta oferta para esta demanda y siguen emprendedores e inversores “singles” por ignorarse mutuamente?

    Gracias Isabel por ponernos al día aunque ya ves que me hace falta un poco de luz todavía…

    • Isabel Iglesias 23 junio, 2011 at 15:08 #

      Manel, has dado en el clavo de TODAS las preguntas importantes en este asunto.

      Ante todo aclarar que el profesional en esto es Antonio, yo no. Mi trabajo habitual es con el diseño y desarrollo de proyectos de innovación e investigación, pero en el ámbito de empresas que ya tienen una trayectoria consolidada. Por supuesto tengo mi propia experiencia como emprendedora y la de otras personas cercanas, pero en esta etapa inicial de puesta en marcha de empresas, mi trabajo se ha centrado más en estudios y evaluación de proyectos solicitados desde la administración, en el marco de programas europeos y en los entornos asociativos.

      Siempre ha estado en mis intereses porque ser emprendedor(a) es una forma de vida pero lo que me ha despertado ahora a un nuevo enfoque ha sido el concepto de “rentabilidad financiera emocional”. Es un enfoque constructivo basado en la emoción y las creencias, como El círculo de oro de Sinek que tú mismo me recomendaste en un comentario anterior. La lectura de tus reflexiones en tu blog, sobre el liderazgo y los equipos tienen mucha influencia también en mi perspectiva actual.

      Está habiendo iniciativas interesantes pero tienes razón, es como si aún no cuajaran. La configuración de ese escenario, mejor dicho, las claves necesarias, son lo que me “ocupa”.

      En relación a esto, es interesante lo que dice en Alfons Cornella. Las cosas están cambiando en un sentido en el que de verdad me apetece involucrarme y contribuir.

      Manel, estas pregunas son para nota. Me las voy a poner de cabecera. Gracias 🙂

  3. gallas73 26 junio, 2011 at 8:53 #

    Isabel. Me encanta el corte que eliges de madmen. Justo ayer escribí en parte sobre esto de la construcción de la realidad y el video es perfecto para entenderlo. También he escuchado a Cornella, me gusta, me gusta mucho,… inteligencia colectiva + proyecto + protagonista + retos (creo que voy a escribir un post respondiendo a retos desde mi perspectiva) y luego la capacidad de comunicar (yo si esto pudieran inyectarlo, lo compraba ;D)
    Me ayudas a pensar y diseñar algún tema que tengo encima de la mesa. Gracias Isabel!

    • Isabel Iglesias 26 junio, 2011 at 10:09 #

      Asier, creo que, por suerte, nos vamos imponiendo los que enfocamos y trabajamos con “mirada nueva” y es reconfortante. Parece que a lo viejo ya le va quedando menos para retirarse.

      ¡Yo también quiero una inyección de esa capacidad de comunicar! Sobre todo por esa sencillez, que por otra parte no es otra cosa que pasión y convencimiento. Pues por apasionarnos que no sea, ¿verdad?

      En general me encanta atrapar y descontextualizar momentos cogidos aquí y allá pero es que lo de Mad Men es puro entusiasmo. Me dejé contagiar por el de Manel y el de Albert y fui abducida.

      Estoy atenta a tus reflexiones. Gracias Asier. 🙂

Trackbacks/Pingbacks

  1. La semántica sí importa | IG - 26 junio, 2011

    […] Publicación original: enPalabras […]

  2. Miedo a…? | EnPalabras - 5 septiembre, 2011

    […] Porque de nada sirve que la cultura emprendedora se vaya consolidando. Incluso aunque no se extienda más, con dar salida a los que ya están probablemente sería suficiente pero… hay que pararse a escuchar. ¿Para qué tanta obsesión por los planes de negocio si todo es pura reinvención? Lo que hay son Historias pero hay que saber escuchar porque la semántica sí importa. […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies