Los libros que no leeré

Tejiendo posibilidades

La lectura es uno de estos aspectos en los que la abundancia de posibilidades me genera estrés. Dicen que sólo hay un placer mayor que leer y es comprar libros. Tengo que reconocer que es uno de mis pecados confesables.

Esta ansiedad lectora no es algo que tenga solución pero como vicio arraigado desde la infancia, cuando aún creemos que lo podemos tener todo, he ido buscando alternativas enriquecedoras que brillan con luz propia.

Los libros me buscan, me acechan… y yo dejo que me encuentren, aunque luego se amontonen en los sitios más insospechados esperando capturarme entre sus páginas. Con algunos sé que el coqueteo será largo, poniendo a prueba la resistencia de nuestro enamoramiento inicial. Otros me capturan al instante y se colocan en primera línea de mis evasiones. Incluso los de trabajo, porque la pasión lectora alimenta necesidades que se tejen sin límites artificiales en mi cerebro y en mi corazón.

Entre mis alternativas a la escasez de tiempo está la mirada de Goio Borge que desde Banquete a la Tropa me va presentando autores y personajes con los que sé que no tendré tiempo de tomarme un café, pero que se van instalando en mí a través de su mirada. Pero es que la suya es una mirada especial con recorrido propio  entre la reseña, el análisis y las emociones. Me gusta como vive y como cuenta los libros.

Con el de hoy «El infierno (invierno) del dibujante» me he acercado a la trayectoria de algunos de nuestros dibujantes famosos que trae a primera líneas alguna de estas cuestiones sin resolver y que ponen de manifiesto un problema antiguo al que Internet da nueva dimensión, pero que no ha provocado:

En aquellos años, los dibujantes de historietas se veían obligados a firmar con Bruguera un contrato en que cedían sus derechos de autor, de tal manera que no podían dibujar sus propias creaciones al irse de la editorial, y ésta podía emplear otros dibujantes para seguir creando nuevas historietas con dichos personajes, aunque los autores originales no lo autorizaran, con la consecuente pérdida de calidad y prestigio creativo. Su trabajo habitual en la editorial tenía un salario escaso y, apenas podían  desarrollar su creatividad fuera de unas líneas concretas de trabajo a enmarcar en el contexto paternalista de la empresa, el mismo que luego les permitió volver a ella a trabajar bajo estas condiciones una vez que su aventura de hijos pródigos fracasara.

En fin, empecé escribiendo desde mi lado emocional y ha entrado el lado izquierdo del cerebro sin pedir permiso. Lo cierto es que el Blog de Goio es para disfrutar haciendo un poco míos los libros con los que no llegaré a conversar.

Otra de mis fuentes preferidas es Los buenos libros, donde Antonella Broglia va dejando constancia de su actividad lectora. Envidiable capacidad y disponibilidad de tiempo. Son recomendaciones a tener en cuenta.

Están además los libros que me voy encontrando en mis lecturas de blogs a los que he incorporado recientemente los que nos van contando Francesca con su personalísima mirada en El Club de los Domingos. Un placer añadido a las tranquilas mañanas de domingo.

Pero hoy es Sant Jordi y echo de menos no haber pasado por una librería y tener entre mis manos el que se cuela por su cuenta al margen de necesidades y preferencias. Y también las conversaciones con Sandra, mi librera, que anda liada con su reciente maternidad escribiendo su propia historia. Pero hoy es sábado y llueve. Es una carencia que todavía puedo subsanar.

, , ,

4 Responses to Los libros que no leeré

  1. Goio Borge 23 abril, 2011 at 12:11 #

    No sabes Isabel (bueno, sí sabes, pero las palabras después de leerte no me salen bien y no sé cómo empezar, ja) lo mucho que me alegra que el blog te sirva, y te sirva bien. Muchas gracias por tus palabras, por la difusión, y por ese blog sobre losbuenoslibros que pinta estupendo y que ya me he agregado para seguirlo!

    (me encanta además que analices el blog así, porque es una explicación estupenda de lo que es)

  2. Isabel 23 abril, 2011 at 16:31 #

    Goio, es que a veces sé que puede parecer osadía comentar sobre lo que alguien está diciendo de un libro que no has leído, pero tus post cobran vida propia. Es esa mirada tuya la que me inspira para comentar.

    Lo bueno de los blogs es que todo queda ahí y permite recorrerlo con calma a un ritmo propio. ¡Suerte para mí!

    Este último post lo leí ayer antes de apagar el ordenador y quedó ahí flotando por la noche. Y hoy Sant Jordi, no cabía mejor conjunción. 🙂

  3. Francesca 24 abril, 2011 at 8:38 #

    Gracias Isabel, por mencionarme aquí y por las referencias que nos dejas. Yo tampoco paseé demasiado ayer y desde luego, no me acerqué a los puestos de libros, que cada vez ofrecen menos variedad… Sant Jordi se ha transformado en un día para que los que nunca leen, lo hagan al menos una vez al año… no está mal, pero no es nuestro caso, afortunadamente.
    Sin embargo, estos días he comprado dos: «Todo Marlowe» de Chandler (¿te he invitado ya a participar en las tertulias de La Literaria? en junio leeremos «Adios muñeca») y «Voces que susurran» de Connolly. También tengo dos encargados «El sencillo arte de escribir» de Raymond Chandler y «El último de los Valerio» de Henry James… imposibles de ver en uno de los tenderetes callejeros 🙂
    Un abrazo fuerte.

  4. Isabel 24 abril, 2011 at 15:05 #

    Francesca, ¿alguna sugerencia de dónde comprar minutos? ¡Y yo que creía controlada mi adicción lectora!

    Seguro que tienes razón con lo que dices de Sant Jordi pero a mí, que lo veo desde este extremo del Atlántico, me sigue pareciendo una celebración muy bonita, aunque la calle se inunde de personas no lectoras.

    Así que una tertulia… suena bien, como todas las tentaciones. Ya me he pasado también por tu Club, aunque un poco más tarde de lo habitual. Esta mañana necesitaba un poco de oxígeno externo.

    Muchas gracias por pasarte y comentar. Un abrazo. 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies