Coincidencias preocupantes

Mañana será… ¿otro día?

Ante lo irrespirable de esta situación de conflicto permanente parece lógico preguntarse si habrá siempre democracia:

Resulta quimérico pensar en un régimen político perenne, que sobreviva indefinidamente, al margen de cambios sociales y económicos. La democracia, como todas las demás formas políticas que le han precedido, en algún momento dejará de existir y será sustituida por un sistema distinto. ¿Qué puede venir a continuación? ¿Cómo se tomarán las decisiones colectivas? ¿Quién decidirá?

La peligrosidad de los óptimos locales es una lección de sobra conocida, que no aprendida, en el ámbito de la empresa, pero no así en el de la gobernanza política, que encima juega en liguillas de poca monta y de espaldas a los partidos de verdad de los que no formamos parte.

Apretados por la cruda realidad, la mística del café para todos ya es historia y las argumentaciones, cada vez más manipuladoras, ya ni intentan disimular. Y aunque cabrearse no sirve de nada y paralizarse con ello tampoco, no hay que olvidar a que todo apunta al mismo problema de fondo, la descomposición del sistema.

Con la capacidad de asombro bajo mínimos, por decir algo, tragamos lo que sea mientras esté fuera de los límites de la zanahoria. Se diría que nos mantenemos a fuerza de rebote de un escándalo a otro. Reaccionamos, y mal, reforzando la incoherencia y el desenfoque que revalida los argumentos de quienes mueven los hilos.

Quien domina el discurso sabe que pocas veces se repara en los hechos y, aunque así fuera, no ocurre nada. Trabajaremos más, y más tiempo, para salir de agujeros consentidos, aunque no faltará quien no se lo tome con tanta paciencia.

Y para colmo lo de los juzgados, que no sé como se va a solucionar esto de las imprecisiones y previsible avalancha de urgencias a resolver en cuatro días.

Las responsabilidades apuntan al mismo origen, elegimos mal y nos negamos a reconocerlo. Más que coincidencias preocupantes, lo que tenemos son oscuros presagios. Nos está pasando lo que al perro con el hueso.

, , ,

3 Responses to Coincidencias preocupantes

  1. Julen Iturbe-Ormaetxe 21 diciembre, 2010 at 11:27 #

    Hola, Isabel.
    En fin, supongo que no queda sino continuar alertas y cada cual en nuestro ámbito ser humildes y tratar de mejorar lo que tenemos a nuestro alcance. Siempre habrá huesos más grandes, pero hay que ser conscientes del tamaño de nuestra boca 😉
    Saludos.

  2. Isabel 21 diciembre, 2010 at 14:47 #

    Hola Julen.
    Toda la razón. Parece como si la divagación sobre males globales fuera excusa para no concentarnos en hacer bien lo que si podemos. Me gusta lo de «ser humildes». Yo es que me siento eterna aprendiz en medio de tanta «sabiduría».
    Y los huesos pequeños son muy sabrosos 😉

Trackbacks/Pingbacks

  1. Coincidencias preocupantes | IG - 20 diciembre, 2010

    […] Publicación original: enPalabras […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies