Trabajas… o ganas dinero?

Trabajo – profesión – ocupación – empleo

Son palabras que suelen usarse indistintamente hasta en la EPA. Incluso la RAE las interrelaciona en sus definiciones. Sin embargo, llevadas a la práctica, sabemos que no es lo mismo.

De hecho, ahí está la legión de profesionales en paro, los empleos de subsistencia, o las personas ocupadas en trabajos no retribuidos, como esa lado oscuro derivado de la mayor esperanza de vida, que genera hipotecas personales y profesionales en las siguientes generaciones y que no sabemos cómo resolver.

Y es que no se trata de conceptos intercambiables, sino de secuencias que se deben poner en línea entre el trabajo y el dinero para que las cosas funcionen. Pero para eso, hay que aprender a construir la propia pirámide (de Maslow) y no es fácil en una situación como la actual en la que la clave parece reducirse a la palabra salario.

Porque a pesar de que estamos en una crisis globalizada, empeñarnos en hablar de un problema global es escondernos en la capa de lo confuso y lo difuso, en el ¿y que puedo hacer yo? Nadie se salva en el reparto de dificultades o de la aceptación de trabajos alimenticios, la diferencia está en saber, pero sobre todo querer, hacerse las preguntas básicas: ¿Quién soy y qué quiero ser?

Cada cual decide dónde quiere situar el centro de responsabilidad de sus circunstancias, pero es suicida no querer formar parte de ese análisis. Probablemente son preguntas que nos ocuparán la mayor parte de nuestra vida, sino toda, y con las que iremos construyendo lo que en realidad somos.

Inicié este blog reflexionando sobre el código genético de mi trabajo y encuentro que, aunque las claves siguen siendo las mismas, se han ido adaptando al contexto. Hace de eso dos años y la crisis asomaba el hocico pero dada su evolución, me pregunto cuantas personas habrán pasado la barrera de la queja para revisar y revisarse.

Claro que también tendré que hacer un repaso sobre mi propia evolución, si es que la tuve, si he tenido conclusiones y he hecho algo con ellas y, de ser así, si las habré utilizado para seguir avanzando o me quedé parada en algún tipo de autocomplacencia paralizante.

En el fondo es divertido porque, ¿que puede ser más estimulante que este permanente reto conmigo misma?

, ,

6 Responses to Trabajas… o ganas dinero?

  1. Tamara 25 mayo, 2010 at 17:19 #

    Me he sentido muy identificada con este post
    Se habla mucho de la necesidad de la especialización y parece que si no sabes definirte con un par de palabras, no eres un profesional. Pero lo cierto, o a mi me pasa, es que cuando alguien me ha preguntado:¿a qué te quieres dedicar?, digamos que no me llegó un post-it para definirme.
    ¿La necesidad de la especialización o la virtud de la polivalencia? Depende
    Y por eso será que se me ocurre una tercera pregunta fruto, probablemente, de mi propia inseguridad … ¿va a haber alguien que DEMANDE lo que yo quiero ser?
    ¿O será que si no sé definirme, probablemente tampoco lo sepa vender?

  2. Isabel 25 mayo, 2010 at 17:41 #

    Sin dudarlo, la polivalencia. Es una realidad que cada vez veremos más, aunque nos hemos hecho tan torpes socialmente que estamos aceptando lo inevitable con un retraso muy peligroso.

    La prueba la tenemos en el resquebrajamiento del sistema financiero, al que están surgiendo alternativas que va el ser el único camino. Es muy interesante el post de David de Ugarte «Los microcréditos son cosa de gigantes» (http://lasindias.coop/los-microcreditos-son-cosa-de-gigantes/) sobre el “Microfinance USA 2010?, el congreso sobre microfinanzas más importante del mundo.
    Expone sus conclusiones e invita a «abrir conversación» introduciendo a mas personas en el proceso Es un camino inevitable que tendremos que construir paso a paso.
    Y si no me equivoco, tiene mucho que ver con lo que tú dices y con lo que quieres hacer.
    Yo acepto el reto y te animo a que lo hagas.

  3. Elvira 4 junio, 2010 at 18:47 #

    Yo veo la cosa así sobre el quien soy o quien quiero ser:
    Si estoy en una empresa desempeñando un trabajo que no me llena o en el fondo no me gusta, a cambio de una buena remuneración, SOY un ente que hace su rutina diaria de ir a trabajar, cumplir con sus obligaciones mínimas, sin meterme en más berenjenales ya que sólo estaría ahí por el dinero. Esto tiene su riesgo, ya que podrías entrar en una espiral, que a mucha gente le es difícil salir: Te acostumbras a un nivel de ingresos, generas unas necesidades de las que realmente se puede prescindir pero para ti son ya imprescindibles, y, o una de dos, llenas tu tiempo libre en algo que te guste (todo va relacionado con tu carácter) o te conformas y dejas la vida pasar. Si esto te crea alguna especie de trauma porque te diste cuenta tarde de que el tiempo se había escapado, probablemente se lo pases a tus hijos, si tienes (¿Cuantos chavales han estudiado carrera para satisfacer a sus familiares?).
    Si pienso en lo que yo querría ser, eso supone más esfuerzo para alcanzar lo que uno quiere, y esa es precisamente la tarea más difícil, saber qué se quiere de verdad. Todo esto tiene que ir precedido de un psicoanálisis y creo que es la parte más dura ya que las verdades muchas veces no gustan, y cambiar cosas de uno mismo, requiere tiempo, ganas y mucho esfuerzo. Una vez que sepas al menos cómo encaminarte, creo que la opción «ganar dinero» queda un poco secundada, ya que, si encuentras tu oportunidad, que ahora es más difícil pero no imposible, derrocharías talento y ganas, y te sentirías bien contigo mismo, no habría sensación de vacío en este sentido.
    Pero por desgracia, el peor escenario es el que veo que es más común y más en la gente joven. Estar en un sitio que no te llena, y con el dinero justo para fin de mes. Lo llamativo es el conformismo que existe. En eso nos hemos convertido. Y cada vez más individualistas. Mucho bla bla bla, y poco hacer.
    Mi revisión va progresando, pero aun le queda. Pero en ello seguiré.

  4. Isabel 6 junio, 2010 at 5:21 #

    Tu re-visión me ha dejado alucinada. Y sin aliento porque al leerla entra sensación de velocidad. De todas formas no hay mejor objetivo que tu misma así que disfruta del proceso de búsqueda, aunque sea en estos tiempos tan poco favorables 🙂

Trackbacks/Pingbacks

  1. Trabajas… o ganas dinero? | IG - 22 mayo, 2010

    […] Publicación original: enPalabras […]

  2. Simplificaciones engañosas – enIgualdade | Contextos - 4 enero, 2014

    […] De entrada habría que concretar lo que se quiere decir con “trabajo” porque no es lo mismo que “empleo”, ni mucho menos que “salario”. Las imprecisiones del lenguaje suelen ser muy traidoras. […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies